Ingenieros de montes alertan de que los recortes en prevención se notarán a medio plazo

Actualizado 31/07/2013 20:08:23 CET
GENERALITAT

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los efectos de los recortes en prevención de incendios no se están notando este año gracias a que la climatología ha sido favorable durante el primer semestre de 2013, pero si se verá los efectos a medio plazo, según ha informado a Europa Press el portavoz del Colegio de Ingeniero de Montes (CIM) y antiguo jefe del área de Defensa contra Incendios Forestales del ministerio de Medio Ambiente, Ricardo Vélez. En todo caso, considera "correcta" la gestión del último incendio en Mallorca.

En este sentido, ha explicado que la razón de que este año se haya quemado diez veces menos superficie que en el mismo periodo del año pasado, 13.335 hectáreas frente a 147.854 según datos del ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), es debido a que estos seis meses han sido mucho más húmedos y la acumulación de agua en el suelo y en la vegetación ha hecho que la inflamabilidad del monte sea más baja.

Vélez ha recordado que, aunque la situación meteorológica sea propicia, no garantiza que se produzcan episodios fuertes como el registrado en Mallorca. Esto es porque también influyen otros factores como el viento, que estos días "ha soplado bastante fuerte" en Baleares, o como "la acción del hombre", que "lamentablemente" es, según el CIM, la causa del 95 por ciento de los incendios de España, y, "desgraciadamente", también el de Andratx.

En este sentido, el portavoz ha señalado que la quema de rastrojos y restos vegetales, por parte de agricultores y ganaderos es "la causa principal" de los fuegos registrados en todo el noroeste de España durante el invierno. Por ello, ha comentado que existe un programa "fundamental" del MAGRAMA, el EPRIF (Equipos de prevención integral de incendios forestales), en el que "los mismos que en verano extinguen fuegos, en invierno enseñan a estos colectivos a hacer estas operaciones de la manera adecuada".

Y, al contrario de lo que sucede con este plan de formación, que no se ha visto afectado por la reducción de inversión pública, otra de las actuaciones "fundamentales" en la lucha para adelantarse al fuego, la 'selvicultura preventiva', si ha sufrido un "fuerte" recorte, según ha lamentado Vélez.

En este sentido, explica que esta disminución en las labores de reducción del "combustible forestal" se ha visto, además, perjudicada por la "falta de incentivos" para el uso de residuos forestales como fuente de energía renovable, que hace, del proceso de desbroce y recogida, una actividad con coste neto en lugar de autofinanciarse con la venta de biomasa.

Avisa, además, de que los efectos de no retirar la materia vegetal, que es "especialmente abundante" después de un invierno y una primavera húmedas, pueden ser "preocupantes" teniendo en cuenta que, "como julio ha sido "poco lluvioso en ciertas zonas", esa masa se ha secado y pueden dar lugar a un agosto y septiembre "muy duros" en lo que respecta a incendios.

MENOS INCENDIOS Y MENOS DAÑOS

Vélez ha indicado que se observa "claramente" una disminución de incendios en España en los últimos años, que no es consecuencia tanto de la influencia de las condiciones meteorológicas si no que, en su opinión, "hay que tener fé" en que la gente empieza a "aprender de sus errores" y que cada vez hay "más conciencia" del riesgo que suponen algunas de sus acciones.

Del mismo modo, ha añadido que también se ha registrado una "tendencia negativa" en "los daños provocados por los incendios" debido a la "gran cantidad" de recursos dedicados a la extinción, con "miles" de personas contratadas y con unos flota "muy adecuada técnicamente", que es "la más potente de Europa", y que actúan con "muchísima rapidez".