Actualizado 07/04/2020 17:27 CET

Cómo lavar y desinfectar frutas y verduras correctamente

CÓMO LAVAR FRUTAS Y VERDURAS
CÓMO LAVAR FRUTAS Y VERDURAS - EUROPA PRESS

MADRID, 7 abr. (EDIZIONES)

Lavar y desinfectar las frutas las verduras es una recomendación que, desde organismos como la Agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), lleva años haciéndose para eliminar posibles microorganismos patógenos y elementos químicos que en ocasiones pueden contaminar estos alimentos.

A pesar de que no es una pauta novedosa, la situación actual que vivimos por la crisis del coronavirus ha hecho que las dudas que ya se tenían con respecto al proceso adecuado para hacerlo se hayan intensificado.

Llevar una mala higiene en la cocina puede acarrear malestares gástricos, dolores abdominales, reacciones en la piel o enfermedades como la listeriosis. Pasar las frutas y verduras por debajo del chorro de agua no es suficiente. Por todo ello, es importante conocer la manera correcta de lavar y desinfectar las frutas y verduras.

Cómo lavar y desinfectar frutas y verduras

Lo primero que debemos hacer a la hora de manipular alimentos es lavarse bien las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. También será importante utilizar menaje limpio y trabajar sobre superficies igualmente limpias y desinfectadas.

Para vegetales de hoja verde como la lechuga, se aconseja dividirla en hojas y sumergirlas en agua para ablandar la tierra que se haya podido quedar adherida y eliminar pesticidas y restos de fertilizantes. Después de esto, deben secarse con papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de humedad.

Para frutas o verduras de consistencia firme bastaría con lavarlos con abundante agua, frotarlos con un cepillo para eliminar la suciedad y secarlos bien. Esto es válido también para alimentos como las patatas aunque vayan a pelarse, pues así se evita que la contaminación pase del cuchillo al alimento.

No obstante, para desinfectar bien los alimentos, se recomienda diluir lejía apta para alimentos en agua, sumergir los alimentos en la mezcla el tiempo que marque el producto y secarlo con papel absorbente.

Por lo general, las pautas serían: 4,5 mililitros de lejía apta para alimentos en 3 litros de agua durante cinco minutos y aclarar bien después.

Para leer más