Leonor de Austria, la hermana de Carlos V, Rey Emperador

Leonor de Austria
JOOS VAN CLEVE/WIKIPEDIA
Actualizado 20/10/2015 9:29:14 CET

MADRID, 19 Oct. (EDIZIONES) -

Leonor de Austria, la mayor de los seis hijos que engendraron Felipe el Hermoso y Juana la Loca --Leonor, Carlos, Isabel, Fernando, María y Catalina--, era, pues, la hermana de Carlos V, Rey Emperador. Reinó como Consorte en Portugal y en Francia.

Nació el 15 de noviembre de 1498 en Lovaina (Bélgica) y fue educada junto a sus hermanos por su tía Margarita en la corte flamenca, donde estuvo rodeada de un clima culto y sensible. Su cariño hacia su hermano Carlos fue palpable durante toda su vida, siendo parte del entorno más cercano del emperador y pieza fundamental de su política europea.

Se casó con 21 años con el entonces rey de Portugal, Manuel I, que era a su vez viudo de dos de las hijas de sus abuelos los Reyes Católicos --Isabel y María de Aragón--. Reinó como consorte en el país luso ente 1519 y 1521, cuando murió Manuel I y ella volvió a la corte de su hermano. Dejó en Lisboa a su hija María, con quien desde entonces tuvo una relación muy distante ya que ésta nunca le perdonó que la abandonara.

De nuevo en la corte imperial, Leonor fue pieza clave en la política de su hermano, que la casó con el rey de Francia Francisco I para tratar de lograr la paz con el enemigo galo. En la corte francesa, a la que llegó en 1530, fue infeliz: Francisco I tenía una amante con presencia habitual en el palacio y la ignoraba, lo que se sumó a que no llegó a tener ninguna influencia en la corte.

En Francia permaneció hasta la muerte del rey francés en 1547, cuando de nuevo volvió a la corte de su hermano Carlos en Países Bajos, según se recuerda en el Archivo General de Andalucía. Al lado del emperador continuó incluso cuando éste decidió abdicar en 1555 y retirarse al Monasterio de San Jerónimo de Yuste (Cáceres).

Tanto la infanta María como Leonor se embarcaron hacia Castilla tras la renuncia de su hermano y vivieron en Guadalajara. Finalmente Leonor murió en febrero de 1558, a los 59 años, en Talavera la Real (Badajoz). Su cuerpo fue enterrado en la iglesia de Santa María de la Plaza, en Mérida.

En 1574, por deseo de Felipe II, sus restos fueron trasladados al monasterio de Yuste, donde yacían los de Carlos V. En 1654 su cuerpo fue trasladado hasta el lugar que ocupan hoy: el Panteón de los Infantes del Monasterio del Escorial (El Escorial, Madrid).