Actualizado 03/06/2007 02:01 CET

Llegan en buen estado físico los 26 inmigrantes rescatados la semana pasada cerca de Malta

TARRAGONA, 3 Jun. (OTR/PRESS) -

Los 26 inmigrantes que fueron rescatados en aguas libias la semana pasada por el remolcador catalán 'Montfalcó' llegaron ayer al puerto de Tarragona a bordo del buque de Salvamento Marítimo 'Clara Campoamor' y las primeras informaciones apuntan a que se encuentran en buen estado físico. Los 'sin papeles' tuvieron que ser trasladados hasta España tras la negativa de Malta, Libia e Italia a acogerlos en sus países.

El pasado viernes 25 de mayo, los tripulantes del 'Montfalcó' se vieron sorprendidos cuando se les acercó una patera con 26 personas a bordo en busca de ayuda mientras remolcaban jaulas de atún en aguas libias a unas 120 millas al sur de Malta y a 40 millas al oeste de Sicilia. Los marineros catalanes les proporcionaron agua y alimentos básicos para paliar sus necesidades, esperando recibir ayuda por parte de las autoridades de Malta, Libia o Italia, que jamás llegó pese a que el Gobierno español realizó las gestiones pertinentes.

Las autoridades de La Valeta no les permitieron trasladarlos hasta Malta porque tenían la sospecha de que la embarcación procedía de Libia y además había sido localizada en aguas del país norteafricano, y finalmente, las pésimas condiciones meteorológicas bajo las cuales tuvieron que auxiliar a los inmigrantes durante varias horas hicieron que tuvieran que transbordarlos, por razones de seguridad. El barco pesquero tuvo que dejar las jaulas de atún a otro remolcador que se encontraba por la zona y puso rumbo a España una vez que el Gobierno comunicó su intención de hacerse cargo de los 'sin papeles', aunque, días después el barco de Salvamento Marítimo 'Clara Campoamor' se encargó de su traslado.

ASILO POLÍTICO

Una vez en Tarragona los inmigrantes pasarán un reconocimiento médico de la mano de Cruz Roja y, posteriormente, pasarán a estar bajo control policial. Se piensa que los 'sin papeles' provienen de Costa de Marfil, por lo que podrán pedir asilo político a las autoridades españolas, aunque en el caso de que no lo hicieran se les aplicaría la Ley de Extranjería y se les expulsaría del país.