Las 7 maravillas de la ingeniería civil moderna que desafiaron a la naturaleza y siguen impactando hoy

Las siete maravillas de la ingeniería civil moderna
EUROPA PRESS
Actualizado 13/10/2018 18:47:52 CET

MADRID, 13 Oct. (EDIZIONES)

Unas de las huellas que el hombre deja en la historia son las obras de ingeniería, que siglo a siglo, y últimamente década a década, superan los límites de lo que parece posible a la hora de construir, con la edificación de rascacielos a velocidad de vértigo, grandes canales que han unido océanos, puentes que han conectado zonas que parecían imposibles de conectar por carretera o construcciones que desafían a la naturaleza.

La Sociedad Americana de Ingenieros Civiles (ASCE) se ha encargado de recopilar las obras (a las que llama maravillas) que han marcado un antes y un después en el mundo de la ingeniería y que tanto en el momento de su construcción como ahora han impactando a la humanidad.

CANAL DE LA MANCHA - REINO UNIDO Y FRANCIA

El túnel bajo el Canal de la Mancha, también conocido como Eurotúnel, es un túnel ferroviario de más de 50 kilómetros de longitud que se inauguró en 1994 tras 6 años de obras y está compuesto por tres vías: dos para el tráfico de trenes que pueden viajar a 160 kilómetros por hora cubriendo el trayecto en 35 minutos y otro túnel intermedio para servicios y seguridad.

La idea de un túnel que conectara Reino Unido y Francia comenzó a gestarse en el siglo XIX y llegó a tener el apoyo de la reina Victoria y de Napoleón II. Su impulsor fue el ingeniero francés Albert Mathieu y su proyecto contemplaba una isla artificial y una especie de peaje hacia la mitad del trayecto para que los viajeros cambiaran su caballo, aunque la idea cayó en saco roto y no se retomó el proyecto hasta la década de los 80 del siguiente siglo. Para su construcción fueron necesarios unos 15.000 trabajadores, de los que 10 murieron durante las obras.

TORRE CN - TORONTO (CANADÁ)

La Torre CN es, además del lugar más visitado de Toronto, el octavo edificio más alto del mundo con 457 metros de altura en su observatorio y 553 en el punto más alto de su antena (como seis veces el Big Ben de Londres). Su construcción finalizó en 1976 y aunque desde un principio se concibió como torre de telecomunicaciones, hoy es más conocido por su observatorio al que es casi obligatorio subir (cuya entrada cuesta al menos 38 dólares) si uno decide visitarToronto.

EMPIRE STATE BUILDING - NUEVA YORK (EEUU)

La parcela sobre la que se asienta el Empire State estuvo ocupada en un principio por una mansión y posteriormente por un hotel. Todo cambió cuando un grupo de empresarios, entre ellos un antiguo ejecutivo de General Motors, crean Empire State Inc. en 1929 y un año después deciden levantar el rascacielos. La construcción del edificio avanzó a un ritmo de cuatro pisos y medio por semana y en 1931 abrió sus puertas. Se convirtió entonces en el edificio más alto del mundo, un título que conservó durante más de 40 años hasta que se construyó, también en Nueva York, el World Trade Center.

Los más atrevidos pueden subir a sus observatorios, situados en las plantas 86 y 102, y disfrutar de una espectacular vista de 360 grados de la ciudad de Nueva York. Una de las características de este edificio son las luces que lo iluminan, que desde 1976 cambian de color para realizar homenajes o celebrar días mundiales, uno de ellos, en 2010, cuando se iluminó con los colores de la bandera española tras la victoria de la selección en el Mundial de fútbol.

GOLDEN GATE - SAN FRANCISCO (EEUU)

El nombre de este icónico puente proviene del lugar donde está situado, en el estrecho Golden Gate. En 1937 comenzó a levantarse el puente impulsado por el rápido crecimiento de San Francisco que hizo necesario buscar terreno al otro lado del estrecho y el apoyo popular a su construcción a pesar de las dificultades, ya que la Gran Depresión perduraba, las mareas fuertes en la zona, la continua e intensa niebla y la peligrosa falla de San Andrés a escasos kilómetros.

81 años después de su construcción y a pesar de que otros puentes lo han superado en altura y longitud, el Golden Gate, con sus dos torres de más de 227 metros (casi tan altas como las cuatro torres de Madrid) y su característico color naranja sigue siendo un símbolo para San Francisco y para Estados Unidos que durará "para siempre", según su ingeniero en jefe Joseph Strauss.

PRESA DE ITAIPÚ - BRASIL Y PARAGUAY

Esta presa situada entre la frontera de Brasil y Paraguay está considerada como la mayor productora de energía del planeta gracias a la caída de 120 metros de altura que hay entre al lado superior de un lado y el inferior del otro. Las cifras de esta presa impactan: una longitud que supera los siete kilómetros, una altura máxima de 196 metros, más de 12 millones de metros cúbicos de hormigón y una cantidad de hierro y acero con la que se podrían construir 380 veces la Torre Eiffel.

PLAN DELTA - PAÍSES BAJOS

Los Países Bajos son conocidos por sus amplias llanuras y por tener una gran parte de su territorio por debajo del nivel del mar, de hecho, el nombre del país (Nederlanden) significa 'tierras bajas'. Las autoridades eran conocedoras del problema que esto podría suponer y en los años 30, el Ministerio de Agua y Obras Públicas presentó un informe que demostraba que la seguridad del país estaba en peligro. Esto fue el punto de inicio del 'Plan Delta' que contemplaba la construcción de costosos diques repartidos por la nación para proteger a la población sin tener que cerrar vías marítimas que suponían un motor económico para el país.

El primer dique, el Hollandse IJssel, fue construido en 1958 y en los años siguientes y hasta hoy se han construido un total de 14 diques. Entre ellos está el Oosterscheldekering, que es el más extenso de todos con 9 kilómetros de longitud. A pesar de los altos costes (cerca de 5 billones de euros), este plan trajo beneficios a Países Bajos como un mejor abastecimiento de agua dulce, mejora de la movilidad entre regiones ya que se construyeron carreteras sobre los diques y ayudaron a regular el transporte marítimo al actuar como puestos de control.

CANAL DE PANAMÁ - PANAMÁ

Este canal permitió la unión del océano Atlántico y Pacífico sin necesidad de bajar y bordear el Cono Sur y, aunque su construcción es relativamente moderna, hay que remontarse al siglo XVI para ver los primeros planteamientos de su construcción. El explorador español Vasco Nuñez de Balboa fue el primero en descubrir el estrecho trozo de tierra que separa el océano Pacífico del Atlántico en el istmo de Panamá en 1513 y tras comunicárselo al emperador Carlos V, éste decidió encargar los primeros planos del proyecto. No fue hasta finales del siglo XIX cuando comenzó a materializarse el proyecto, inaugurándose el primer viaje en agosto de 1914, tras la implicación de los estadounidenses que fueron los que llevaron a cabo la construcción que tuvo un coste total de 375 millones de dólares.

Está considerado un triunfo de la ingeniería no exento de dificultades ya que implicaba cavar a través de una cordillera, era el presa más grande del mundo en la época, se tuvieron que construir las esclusas (los canales a distintos niveles) y las compuertas más grandes hasta el momento y hubo que resolver problemas ambientales de grandes proporciones. En cifras, el último informe muestra que en 2017 se transportaron a través de este canal más de 400 millones de toneladas e ingresó más de 19.300 millones de euros.

Contador