Actualizado 04/08/2007 16:52 CET

Más de 24.000 viajeros de hasta 90 trenes resultan afectados por el último caos de Renfe en Barcelona

BARCELONA, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de 24.000 pasajeros de un total de 90 trenes, 40 de ellos de Larga y Media Distancia, resultaron afectados por el caos que vivió ayer el servicio de Cercanías de Renfe en Barcelona, cuando medio millar de personas se quedaron atrapadas durante dos horas en un convoy averiado cerca de la estación de Sants, según explicaron a Europa Press fuentes de la compañía ferroviaria.

Los pasajeros retenidos viajaban en la línea C-2 de Cercanías que se dirigía a Sant Vicenç de Calders y la avería se produjo sobre las 19 horas en un tren que circulaba entre las estaciones de Sants y Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat.

Tras localizar el convoy, que se encontraba parado, los mecánicos de Renfe empezaron a repararlo, pero al alargarse la incidencia se decidió que era preferible que el tren volviera a la estación de Sants de Barcelona.

Una vez en camino, el tren volvió a pararse varios metros más adelante, sobre las 20 horas. Durante este tiempo de parada, algunos pasajeros lograron salir de los vagones, lo que podía suponer un riesgo para su seguridad, por lo que los agentes de los Mossos d'Esquadra los volvieron a conducir al interior del tren, según informó la Policía autonómica.

Cuando logró volver a arrancar, a las 20.25 horas, pudo llegar hasta 400 metros de la estación de Sants, pero quedó encallado en el cambio de agujas, afectando el nudo que regula todo el tráfico ferroviario desde el sur hasta dicha estación.

En ese momento, los Mossos y Bomberos procedieron a la evacuación de los pasajeros por el puente de Sants hacia la estación, previo paro total de la circulación ferroviaria. Los pasajeros tuvieron que desplazarse a pie.

Los Bomberos y el 061 atendieron varias crisis de ansiedad y, durante el tiempo que permanecieron los pasajeros dentro de los vagones, les facilitaron agua y asistencia. Los usuarios tuvieron que estar las dos horas sin aire acondicionado.

El suceso también afectó el servicio ferroviario de la línea 10, que une el Aeropuerto de El Prat con Francia, además de otros trenes de media y larga distancia, según informaron fuentes de Renfe. Ello obligó a habilitar 29 autobuses para descongestionar la situación de colapso.

Después del suceso de ayer los trenes volvieron a circular con "normalidad" por las vías de Cercanías, pese a que tuvieron lugar algunos retrasos "puntuales" en la línea C-4, entre Manresa y Sant Vicenç de Calders, debido a las obras del AVE.