Actualizado 31/05/2007 20:14 CET

MdPaz lamenta que un menor marroquí sólo haya conseguido no ser repatriado tras lesionarse al huir de la Policía

Pide que tras las elecciones del 27-M se produzca una "nueva etapa" en política de inmigración

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Mensajeros de la Paz Madrid (MdPaz) lamentó hoy que el joven marroquí B.A. (iniciales con las que se identifica), de 17 años de edad, del que la Comunidad de Madrid (CAM) ha acordado la repatriación tras haber sido tutelado el 12 de diciembre de 2005, sólo haya conseguido no ser repatriado de momento tras lesionarse saltando por una ventana al huir de la Policía Municipal.

Los hechos, según relataron a Europa Press los coordinadores del programa de centros de acogida de menores de MdPaz, Inés Ramírez y Andrés González, tuvieron lugar esta mañana a las 6.50 horas cuando dos policías de paisano se personaron en el piso que la ONG tiene en Móstoles (Madrid).

El menor --que vino a España a "probar suerte" dejando atrás a un padre de 70 años y ana madre "que bastante tiene con ocuparse de las tareas de la casa", según relata él mismo-- decidió entonces saltar por el balcón (un primer piso) y huir calle abajo.

Otros dos policías motorizados procedieron entonces a la detención del menor, avisados por sus compañeros de que B.A. había huido recientemente "al hallar su cama caliente en el registro", detallaron los responsables del piso.

B.A fue trasladado por los agentes al Hospital de Móstoles, donde fue dado de alta más tarde tras ser atendido de una fractura en la muñeca y una herida en el dorso de un dedo del pie, producida durante la huida al encontrarse descalzo.

El presidente de Mensajeros de la Paz Madrid, Rodrigo Pérez, pidió hoy que tras las elecciones del 27-M se produzca una "nueva etapa" en política de inmigración y se preguntó si hay que esperar a que los menores se lesionen para evitar su repatriación, demandando una "mayor humanización y personalización" en los procesos de repatriación.

En este sentido, el máximo responsable de Mensajeros de la Paz, reclama que el menor no sea repatriado hasta que acabe, al menos, su periodo de formación, de modo que pueda regresar a su país y ejercer una profesión habiendo concluido su preparación.

La repatriación de B.A. fue acordada por la CAM tras habérsele concedido la residencia y "sin que haya finalizado su formación". Prepara su futuro en un taller de fontanería y del sueldo que percibe ayuda a su familia.

El muchacho declaró tras los hechos: "Ahora voy a mi casa tranquilo", pero la tutora del piso, María Álvarez Martínez, sabe que sólo "hasta que las heridas y fracturas no se curen" no se le puede repatriar. También conseguiría quedarse en España cuando cumpla los 18 años, en enero del año que viene.

Mensajeros de la Paz Madrid (www.mpazm.es) tiene por objeto principal acoger en unidades de convivencia a menores en situación de desamparo, guarda o tutela de la CAM. En 2006, de los 48 menores acogidos por esta ONG a programas de adolescentes, cuatro fueron repatriados.