Pablo VI, el arzobispo de los pobres Óscar Romero y la monja española Nazaria March serán santos este domingo

Actualizado 11/10/2018 19:44:46 CET

La Reina Sofía representará a España en la ceremonia de canonización

ROMA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Papa Pablo VI, que defendió la democracia y ayudó indirectamente a los obispos españoles a participar en la Transición, el arzobispo salvadoreño Óscar Romero, que luchó contra la pobreza y la justicia social hasta que fue asesinado mientras oficiaba misa, y la monja española Nazaria March, que conoció a Bergoglio realizando su labor en las villas miseria de Buenos Aires, serán proclamados santos este domingo 14 de octubre por el Papa Francisco en Roma.

Su Majestad la Reina Sofía acudirá en representación de España a la ceremonia de canonizaciones de este domingo en Roma, según ha aprobado este jueves 11 de octubre el Consejo de Ministros.

Juan Bautista Montini nació en 1897 y el 21 de junio de 1963 fue elegido como el 262 Papa de la Iglesia Católica adoptando el nombre de Pablo VI y comenzando un Pontificado en el que llevó a término el Concilio Vaticano II convocado por Juan XXIII y escribió la encíclica Humanae Vitae. Con él, ya serán tres los Papas proclamados santos por Francisco: Juan XXIII, Juan Pablo II y Pablo VI.

Con motivo de su beatificación en 2014, el misionero José Antonio Martínez Puche, autor del libro 'Beato Pablo VI. Escritos esenciales' (Voz de Papel), definió a Pablo VI como un pontífice "valiente" pues decía lo que pensaba aunque tuviera gente en su contra.

Además, según algunos autores, el Papa Pablo VI tenía un deseo enorme de viajar a España pero no pudo hacerlo por el rechazo de Franco. De hecho, Pablo VI pidió al entonces embajador español ante la Santa Sede Antonio Garrigues que mediara para poder visitar el país pero la respuesta fue negativa.

Según recordaba Martínez Puche, Pablo VI, siendo aún cardenal arzobispo de la diócesis de Milán, envió una carta a Franco para que reconsiderara la posibilidad de librar de la ejecución a Julián Grimau, un dirigente comunista que había sido condenado a muerte por rebelión militar continuada, a lo que el dictador respondió que se centrara en los asuntos de su diócesis.

En este sentido, el postulador de la Causa de beatificación de Pablo VI, el padre Antonio Marrazzo, aseguró que el Papa Montini, ya desde antes de ser Pontífice, "no estuvo a favor de Franco como tampoco lo estuvo de Musolini" porque fue un Papa "antifascista". Además, destacó el comportamiento de Pablo VI hacia la "democracia" y afirmó que "ayudó a los obispos españoles, aunque sin intervenir directamente, a ser protagonistas de la transición".

Entre quienes coincidieron con Pablo VI pero ya han fallecido, se encontraba el periodista, jurista y sacerdote Ángel Herrera Oria, primer presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP). Fue quien lo nombró cardenal pero además les unió la profesión periodística --de la que el cardenal Montini estaba muy informado porque su padre ejercía el oficio--. Su admiración hacia Pablo VI, hizo a Herrera Oria crear la Fundación Pablo VI, su última obra.

En su homilía del miércoles 20 de enero de 1965, conservada en el Archivo privado del cardenal, Herrera Oria aseguró del Papa Pablo VI que era "un intelectual y un hombre de Gobierno".

El milagro atribuido a la intercesión de Pablo VI, fallecido el 6 agosto de 1978, Fiesta de la Transfiguración, fue el de la curación de un niño en el vientre de su madre.

POR LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Este domingo también será canonizado el arzobispo salvadoreño e histórico líder por los derechos de los trabajadores Óscar Arnulfo Romero, referente para muchos por sus discursos contra la pobreza y a favor de la justicia social.

Fue asesinado por un francotirador paramilitar mientras oficiaba misa en una capilla de un hospital para pacientes con cáncer la tarde del 24 de marzo de 1980. Una comisión de la verdad de Naciones Unidas determinó que el crimen fue ordenado por Roberto D'Aubuisson, fundador de los escuadrones de la muerte y del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), pero los responsables de su muerte nunca fueron llevados a juicio.

El proceso para la canonización de Romero comenzó el 24 de marzo de 1990 y en el año 2013 el proceso se aceleró gracias al Papa Francisco, quien aprobó el decreto que reconoce el "martirio" de monseñor Romero por "odio a la fe".

Igualmente, subirá a los altares la religiosa española Nazaria Ignacia March Mesa, fundadora de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia. Desarrolló su vida de servicio en Bolivia, donde fundó su congregación, dedicada a los más necesitados de la sociedad y a la promoción de la mujer.

También era amiga del Papa Francisco y su vinculación venía de la labor que realizaba la congregación en las Villas Miseria de Buenos Aires, donde también acudía Bergoglio. La superiora general de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, la madre Daniela Pérez, ha recordado que cuando el entonces arzobispo de Buenos Aires visitaba su comunidad decía: "Por aquí ha taconeado una santa".

En la actualidad, su congregación está presente en 21 países de cuatro continentes, a través de la Familia Extensiva de Nazaria Ignacia a la que pertenecen también seglares y sacerdotes diocesanos. El milagro que se le atribuye es la curación de una monja española, María Victoria Azuara, que sufrió un derrame cerebral.

Contador