El Papa advierte de los "seductores resplandores" del poder y la fama

Publicado 06/01/2019 13:06:47CET

ROMA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha advertido a los fieles de los "seductores resplandores" del poder y la fama al tiempo que les ha pedido que no confundan "la luz de Dios con las luces del mundo" en la misa que ha presidido en la Basílica de San Pedro la Misa por la Solemnidad de la Epifanía del Señor.

"La luz de Dios no va a aquellos que brillan con luz propia. Dios se propone, no se impone; ilumina, pero no deslumbra", ha considerado Francisco.

Durante la homilía del día en el que la Iglesia celebra la Epifanía, el pontífice ha arremetido contra las luces del mundo del éxito y del poder que incluso se han seguido dentro de la Iglesia católica: "Cuántas veces hemos seguido los seductores resplandores del poder y de la fama, convencidos de prestar un buen servicio al evangelio. Pero así hemos vuelto el foco de luz hacia la parte equivocada, porque Dios no está allí. Su luz tenue brilla en el amor humilde", ha lamentado.

"Cuántas veces, incluso como Iglesia, hemos intentado brillar con luz propia. Pero nosotros no somos el sol de la humanidad. Somos la luna que, a pesar de sus sombras, refleja la luz verdadera, el Señor: Él es la luz de mundo; Él, no nosotros", ha agregado.

Por otro lado, el Papa también se ha referido a la sorpresa que generó ante los Reyes Magos la manera en que Dios se manifestó al mundo, "no en el palacio real de Jerusalén, sino en una humilde morada de Belén". "Dios no se manifiesta ocupando el centro de la escena", ha manifestado.

Así ha invitado a los fieles a imitar la actitud de los Reyes Magos que "no se ponen en el centro, sino que se postran ante él, que es el centro". "No se empecinan en sus planes, sino que se muestran disponibles a tomar otros caminos. En sus gestos hay un contacto estrecho con el Señor, una apertura radical a él, una implicación total con él. Con él utilizan el lenguaje del amor, la misma lengua que Jesús ya habla, siendo todavía un infante. De hecho, los magos van al Señor no para recibir, sino para dar", ha agregado finalmente.

Contador