El Papa lamenta la "soledad radical" de los jóvenes que corren detrás de un 'like', pero sienten aversión al matrimonio

Publicado 27/09/2015 16:39:01CET

ROMA, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha lamentado "la soledad radical" a la que se ven sometidos tantos jóvenes que corren detrás de un like o tratan de aumentar el número de followers en cualquiera de las redes sociales, pero al mismo tiempo tienen aversión al matrimonio y a la familia.

Ante más de 300 obispos reunidos en la Capilla de San Carlos Borromeo en Filadelfia, el Papa ha impulsado a "aunar fuerzas y relanzar el entusiasmo para que se formen familias" y ha advertido de la "trampa" que conlleva pensar que los jóvenes no se casan "en términos de puro y simple egoísmo".

En este sentido ha llamado a los miembros del episcopado que participan en el Encuentro Mundial de las Familias a emplear las energías invitando con franqueza a los jóvenes "a que sean audaces y elijan el matrimonio y la familia" y no gastándolas "en explicar una y otra vez los defectos de la época actual y los méritos del cristianismo".

Así ha reflexionado sobre el "miedo al compromiso" imperante en la cultura disuasiva que hace que los jóvenes no sigan "los impulsos más hermosos, más altos y también más necesarios" y los cambien por una "búsqueda desenfrenada por sentirse reconocido".

"¿Acaso todos los jóvenes de nuestra época se han vuelto irremediablemente tímidos, débiles, inconsistentes? No caigamos en la trampa", ha alertado. Así ha analizado que hay muchos que retrasan el matrimonio en espera de unas condiciones de bienestar ideales, pero que mientras tanto "la vida se consume sin sabor".

"¿Debemos condenar a nuestros jóvenes por haber crecido en esta sociedad? ¿Debemos anatematizarlos por vivir en este mundo? ¿Deben ellos escuchar de sus pastores frases como: Todo pasado fue mejor, El mundo es un desastre y, si esto sigue así, no sabemos a dónde vamos a parar?", ha inquirido.

Acto seguido ha respondido que el camino que deben emprender los pastores pasa por acompañar, levantar y curar las heridas "sin demoras, sin asco y sin miedo".

El Papa ha dicho a las madres que si se quejan de su hijo no se casa, que es mejor que dejen de plancharle las camisas. Por otro lado, el Papa ha lamentado que el mundo se haya convertido en un gran centro comercial donde se estimula a las personas a entrar en la dinámica de no ligarse a nada ni a nadie. "Lo importante hoy lo determina el consumo. Consumir relaciones, consumir amistades, consumir religiones, consumir, consumir... No importa el costo ni las consecuencias. Un consumo que no genera vínculos, un consumo que va más allá de las relaciones humanas", ha lamentado.

En este sentido, ha señalado que cuando los vínculos son un "mero trámite" en la satisfacción de las necesidades, lo importante deja de ser el prójimo y esta conducta genera una "cultura que descarta" según los gustos del consumidor, creando finalmente "una herida grande" en la sociedad.

El pontífice ha subrayado además que la familia es el "lugar fundamental" de la alianza de la Iglesia con la creación de Dios y ha señalado que sin ella, "la Iglesia no existiría".

Finalmente ha invitado a los obispos que participan en Encuentro por las Familias a preguntarse si en ministerio pastoral saben 'perder el tiempo con las familias'. "El buen pastor renuncia a unos afectos familiares propios para dedicar todas sus fuerzas, y la gracia de su llamada especial, a la bendición evangélica de los afectos del hombre y la mujer, que encarnan el designio de Dios, empezando por aquellos que están perdidos, abandonados, heridos, devastados, desalentados y privados de su dignidad", ha concluido.

Para leer más