El Papa pide a la comunidad internacional que no se olvide de las víctimas de la crisis humanitaria en Siria e Irak

Publicado 14/09/2018 14:46:58CET

ROMA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha pedido a la comunidad internacional que no se olvide víctimas crisis humanitaria en Siria e Irak durante la reunión que ha mantenido esta mañana con 150 participantes del Encuentro de trabajo sobre la situación de vulnerabilidad de esos países organizado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral en colaboración con la Secretaría de Estado y la Congregación para las Iglesias Orientales.

"Ánimo a todos los actores involucrados y a la Comunidad internacional a un compromiso renovado en favor del reingreso seguro de los desplazados de sus hogares. Asegurarles la protección y un futuro es un deber de civilidad. Es secando las lágrimas de los niños que no han visto otra cosa que escombros, muerte y destrucción, que el mundo reencontrará la dignidad", ha señalado Francisco en su discurso.

Este era el sexto encuentro en el Vaticano sobre la respuesta de la Iglesia católica a la crisis en Irak, en Siria y en los países limítrofes, que este año contó también con la Sección Migrantes y Refugiados, y la participación del Alto Comisario de las Naciones Unidas para los refugiados.

"No podemos cerrar los ojos sobre las causas que han obligado a millones de personas a dejar, con dolor, la propia tierra", ha añadido.

El Papa ha reconocido la labor de las entidades eclesiales católica de la zona "para comprender mejor las necesidades y coordinar mejor las ayudas en favor de estas poblaciones" y ha aprovechado para poner en guardia sobre el riesgo de que la presencia cristiana sea cancelada.

"La Iglesia --ha señalado-- mira a estos hermanos y hermanas nuestros en la fe y los anima con la cercanía en la oración y la caridad concreta a no resignarse a las tinieblas de la violencia y a tener encendida la lámpara de la esperanza. El testimonio de amor con que la Iglesia escucha y responde al grito de ayuda de todos, a partir de los más débiles y pobres, es un signo luminoso para el presente y una semilla de esperanza que germinará en el futuro".

Entre las iniciativas promovidas por la Iglesia, el Papa ha destacado la asistencia humanitaria destinada a apoyar el reingreso de las comunidades cristianas en la llanura de Nínive, en Irak, y los cuidados sanitarios a muchos enfermos pobres en Siria, en particular a través del proyecto 'Hospitales Abiertos'.