Actualizado 08/08/2007 19:21 CET

Un rescatador de la espeleóloga dice que ha sido una de sus intervenciones "más dificiles física y mentalmente"

PAMPLONA, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Fernando Alejo, un experto del Grupo de Rescate Especialista en Intervención de Montaña (GREIM) de la Guardia Civil que participó activamente en el rescate de la espeleóloga belga Anette Van Houtten, declaró hoy en Pamplona que ésta ha sido "física y mentalmente una de las situaciones más difíciles" que ha vivido como profesional.

El especialista afirmó que las condiciones para el rescate en la Piedra de San Martín, en el Pirineo navarro, fueron "límites" y explicó que en el interior de la sima la temperatura era de cinco grados, con un cien por cien de humedad, corrientes de agua y barro, lo que dificultó más las labores del equipo de rescate.

El delegado del Gobierno Central en Navarra, Vicente Ripa, compareció hoy ante los medios en una rueda de prensa en la que también participaron el nuevo coronel jefe de la Guardia Civil, Benito Salcedo, y Fernando Alejo.

Ripa explicó que la espeleóloga fue rescatada "con éxito" a las 5.38 horas de estas madrugada, tras permanecer 80 horas, más de tres días, herida en la sima AN 51 de la Piedra de San Martín. La espeleóloga se encontraba a una distancia de 4,5 kilómetros de la entrada y a casi 700 metros de profundidad.

Asimismo, destacó que para el rescate fue "decisivo" el que dos de los compañeros de la espeleóloga se quedasen a su lado "a la espera de las asistencias" que los otros dos fueron a buscar, que los equipos médicos estabilizasen a la víctima "en el interior de la propia sima, y, por último, que desde el exterior "se estableciese una línea de comunicación telefónica" con el interior de la cavidad.

Tras ser estabilizada por los equipos médicos, la espeleóloga fue trasladada en helicóptero de la Gendarmería francesa al hospital de Pau, en Francia, por petición de su familia.

Van Houtten, a quien le cayó una piedra encima del pie cuando realizaba una expedición por la sima con otros cuatro compañeros, sufrió la rotura de tres dedos del pie, pero según informó Vicente Ripa, "afortunadamente su vida no corre peligro".

Por su parte, Fernando Alejo destacó de Van Houtten que es una persona "bastante dura psicológicamente" y que "estaba bastante bien", lo que Ripa calificó de una "entereza digna de elogio".

OPERATIVO DE RESCATE

Según informó Salcedo, las autoridades francesas recibieron el aviso de socorro el domingo día 5 a las 20 horas e, inmediatamente, se pusieron en contacto con las autoridades españolas.

A las 22 horas del mismo día accedió el primer servicio médico y a las 10 horas del lunes día 6 accedió el primer equipo de rescate francés tras lo cual procedieron los demás equipos.

Salcedo explicó que fue a las 19 horas del lunes cuando se empezó "a tirar de la camilla", el rescate propiamente dicho, ya que la espeleóloga "no podía valerse por sí misma", aunque hubo un momento en el que "tuvo que trasladarse hasta llegar a una zona en la que pudieron arrastrarla".

El martes día 7 a las 19 horas ya se encontraba en la base de los pozos, la parte que, según explicó Fernando Alejo, era una de las más complicadas, ya que era "la parte más vertical" del inicio de la cueva.

Además, explicó que a las 5.38 horas del miércoles día 8, hora en que finalizó el rescate, se trasladó a la espeleóloga "directamente desde la entrada de la sima hasta el hospital de Pau".

Los equipos de rescate, según informó Alejo, pasaron una media de 24 horas dentro de la sima, algunos más de 30 horas, y tuvieron que utilizar "micro voladuras para romper pequeñas esquinas" que dificultaban el paso de la camilla.

Además de esto, para mover la camilla, utilizaron un sistema de poleas y otro de contrapesos manteniendo "siempre la camilla asegurada mediante un sistema de cuerdas". También utilizaron una balsa neumática para poder desplazar a la herida a través de la red de ríos subterráneos que discurren por el interior de la sima.

Vicente Ripa quiso "subrayar" que el rescate ha supuesto un despliegue de especialistas "sin precedentes" en el que han participado 79 personas, 44 guardias civiles y 35 profesionales de Francia y en el que se ha incluido el "personal más cualificado".