El Rey recibe mañana en Zarzuela al Colegio Imperial de Niños Huérfanos San Vicente Ferrer de Valencia

Actualizado 06/07/2008 21:52:13 CET

VALENCIA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Rey don Juan Carlos recibirá mañana en audiencia en el Palacio de la Zarzuela a una representación de niños y del patronato de la Fundación Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer de Valencia.

El acto, previsto para las 19.30 horas, supondrá volver a estrechar los lazos entre la Familia Real y la Institución vicentina, que se remontan a 1549, según informaron hoy en fuentes de la entidad en un comunicado.

La Fundación cumplirá en 2010 los 600 años desde su creación en Valencia por san Vicente Ferrer, fecha desde la cual ha funcionado de manera ininterrumpida, siendo el Internado de niños huérfanos más antiguo de Europa.

En esta ocasión, se aprovechará la audiencia con el Rey para invitarle a presidir los próximos actos de celebración del 600 aniversario que se celebrarán en Valencia, incluida la apertura del Curso 2009-2010.

Además, en el acto se hará entrega de la medalla de honor del Colegio Imperial de Niños Huérfanos y de la estatuilla de San Vicente Ferrer con los niños que conmemora el 600 aniversario de la Institución.

Con motivo de este sexto centenario, la Fundación ya ha realizado una serie de eventos conmemorativos, como la presentación de un libro sobre los primeros tres siglos de historia del Colegio, una entrega de Premios Honoríficos y la edición de una Memoria anual.

Durante los próximos meses continuarán las manifestaciones artísticas, culturales y sociales para dar a conocer el legado del Colegio de Huérfanos más antiguo de Europa, mediante exposiciones, concursos, conferencias y nuevas publicaciones, explicaron las mismas fuentes.

El Colegio Imperial de Niños Huérfanos ha tenido siempre una "estrecha vinculación" a lo largo de los siglos con la Familia Real desde 1549, cuando el Emperador Carlos I de España, desde Bruselas, oficia al Virrey de Valencia que "provea lo que más convenga en beneficio de esta obra vicentina", indicaron.

Posteriormente, tras la expulsión de los moriscos, quedó sin moradores el Colegio del Emperador y el director de la Institución viajó a Madrid para solicitar el traslado de los niños huérfanos a dicho edificio. Dicha gracia les será concedida por Real Cédula de 11 de marzo de 1620.

Un año más tarde falleció Felipe III y su hijo Felipe IV decide hacer efectiva la gracia de su padre cediendo el Colegio del Emperador a los niños huérfanos, un edificio que había sido fundado por su bisabuelo en la ciudad de Valencia.

Esta relación continúa con los años hasta el siglo XX, cuando Alfonso XIII, por una Real Orden, firmada el 29 de Enero de 1913, clasificó "de Beneficencia particular el Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer, instituido por el mismo Santo, pues además de ser su objeto esencial el acogimiento de niños huérfanos pobres, realiza también misión educativa", aseguraron las mismas fuentes.

Su Majestad el Rey Juan Carlos I también visitó en 1970, cuando aún era Príncipe de Asturias, la exposición celebrada en Madrid de los fondos del Colegio Imperial; en aquel entonces se estaba construyendo el actual Colegio. Don Juan Carlos ya se interesó por la Fundación e incluso prometió visitar su sede cuando estuviera acabada la construcción del nuevo emplazamiento tras el desgraciado derrumbe del Colegio del Emperador en 1968.

El Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente Ferrer, ha acogido a lo largo de su historia a más de 30.000 niños valencianos. En la actualidad cursan sus estudios 240 escolares desde Educación Primaria hasta cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria.

Del mismo modo, otros 75 huérfanos, niños, adolescentes y jóvenes, que han perdido a los dos progenitores o a uno de ellos, así como niños de familias monoparentales, es decir, con madres solteras o padres o madres abandonados, son acogidos en el Centro donde cursan sus estudios.