Publicado 17/07/2015 18:37CET

El Vaticano da voz a los afectados por la "explotación" de las empresas mineras multinacionales

ROMA, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano ha denunciado la "violación de derechos humanos, la ilegalidad, violencia y explotación" de las grandes empresas mineras y este fin de semana dará voz a sus víctimas durante una jornada de reflexión en la que participarán varios representantes de las comunidades afectadas por la minería en África, Asia y América.

"La Iglesia, en varias ocasiones y desde hace muchos años sigue de cerca las actividades mineras y los documentos de las Conferencias Episcopales denunciando la violación de los derechos humanos, la ilegalidad, la violencia y la explotación de los yacimientos que contaminan o perjudican la seguridad alimentaria local", ha subrayado el presidente del Consejo Justicia y Paz del Vaticano, que organiza el encuentro.

Turkson ha denunciado que los responsables son "los inversores, empresarios, políticos y líderes de los países donde se encuentran los yacimientos o de los países donde tienen su sede los cuarteles generales de las empresas mineras multinacionales". Por ello, ha reclamado "gobiernos íntegros" e "inversores con un agudo sentido de la justicia y del bien común".

Así lo ha expresado este viernes el cardenal Turkson durante la presentación de esta jornada de reflexión que tendrá lugar en Roma desde este viernes hasta el próximo domingo con el propósito de hacer un balance de la situación de estas comunidades, de cara al evento del próximo mes de septiembre titulado 'Crear un nuevo futuro, otra imagen para el futuro de la minería'.

Esta jornada ya tuvo un precedente en 2013, cuando Justicia y Paz organizó la jornada de reflexión 'Minería para el bien común', a petición de los dirigentes de diversas empresas mineras, en la que se abordaron las implicaciones humanas, económicas y ambientales de esa actividad.

Ahora, el Vaticano considera justificada la celebración de una nueva reunión, después de la publicación de la Encíclica 'Laudato Si', en la que el Papa Francisco exhorta a "escuchar el grito de la tierra tanto como el grito de los pobres". "No podemos permanecer indiferentes ante este grito", ha señalado Turkson.

Además, ha citado algunos documentos que corroboran este "grito desgarrador" que proviene de las zonas mineras como el 'Africa Progress Report', del exsecretario general de la ONU Kofi Annan, las directrices de la OCDE, los informes sobre los derechos de las poblaciones indígenas, la iniciativa 'Publish what you pay', la legislación sobre la trazabilidad de procesamiento de minerales en el Parlamento Europeo o películas como 'Diamantes de sangre' o 'Avatar'.

Ante estas situaciones, el Vaticano considera que no se puede dejar que prosigan "la indiferencia, el cinismo y la impunidad" sino que hace falta "un cambio radical de paradigma en pro del bien común, de la justicia, la sostenibilidad y la dignidad humana".

AMENAZAS A LOS PARTICIPANTES

Para abordar estos problemas, en la jornada de reflexión de julio se darán cita los representantes de las comunidades afectadas de diferentes maneras por operaciones mineras de diverso tipo, algunos de los cuales han sido "presionados o intimidados en los últimos días", tras conocerse que iban a participar en este encuentro, según ha denunciado Turkson.

"Al Pontificio Consejo han llegado los testimonios de las amenazas, de las violencia y los asesinatos, de las represalias, de las indemnizaciones que nunca llegaron y de las promesas nunca mantenidas", ha añadido en este sentido.

MENSAJE DEL PAPA

Con motivo de este encuentro, el Papa ha enviado un mensaje a los participantes en el que invita a escuchar su grito "por la tierra perdida, por la extracción de riquezas del suelo que, paradójicamente, no ha producido riqueza para las poblaciones locales que siguen siendo pobres; y por la violencia, las amenazas y la corrupción".

Asimismo, denuncia "las violaciones de los derechos humanos, discreta o descaradamente pisoteados; las condiciones de trabajo, la esclavitud y la trata de personas que alimenta el trágico fenómeno de la prostitución; la contaminación del agua, del aire y del suelo; y la carencia de procesos inclusivos y de apoyo de las autoridades civiles, locales y nacionales".

Ante estos abusos, el Pontífice pide a los gobiernos de los países de origen de las empresas multinacionales y de aquellos en los que operan así como a los emprendedores e inversores, a las autoridades locales que supervisan la ejecución de las operaciones mineras, los trabajadores y sus representantes, las cadenas de suministro internacional, a los que trabajan en los mercados de estas materias y a los consumidores de productos en los que se han utilizado minerales, que no miren para otro lado.

También anima a las comunidades representadas en este encuentro a considerar cómo pueden interactuar constructivamente con todos los demás actores involucrados, en un diálogo "sincero y respetuoso".

Para leer más