Actualizado 30/09/2008 18:08 CET

AMPL.- Detienen a un hombre en Badalona (Barcelona) por agredir a su ex mujer y retenerla atada a la cama

BARCELONA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el 19 de septiembre a un hombre en Badalona (Barcelona) por presuntamente agredir a su ex compañera sentimental, a la que retuvo en su domicilio atada y amordazada a la cama con cinta adhesiva, según confirmó hoy a Europa Press la Policía autonómica.

En la vivienda, en la calle Venus del barrio de Llefià, había varias personas que intentaron evitar la agresión, pero no pudieron porque el detenido les amenazó con un cuchillo, según avanzó hoy el diario 'El Punt'. Finalmente, una de ellas logró salir a la calle y pedir auxilio a la Policía.

La víctima, de nacionalidad georgiana, fue atendida en el hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, y dada de alta horas después.

Durante la detención del presunto agresor, el georgiano de 33 años Shukri M., éste amenazó a los agentes con el cuchillo. Dos días después pasó a disposición judicial, y el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Badalona decretó prisión provisional sin fianza.

Le imputó los delitos de detención ilegal, amenazas con instrumento peligroso, tenencia ilícita de armas y malos tratos. Según consta en el auto de prisión, agredió a la víctima con un cuchillo, le golpeó la cabeza contra la pared, le dio puñetazos y patadas por todo el cuerpo y latigazos en la espalda con dos cinturones, la ató desde los hombros hasta los pies con cintas de embalaje y le dijo que la iba a matar.

El juez, que se ha inhibido en favor del juzgado de violencia sobre la mujer de la ciudad, tomó la decisión de que Shukri M. ingrese en prisión ante el riesgo de fuga, puesto que el acusado no acreditó tener domicilio ni trabajo, y dada la gravedad del delito que se le imputa, además de para evitar que pueda reincidir y actuar sobre los bienes jurídicos de la víctima.

EN PROCESO DE SEPARACIÓN

Un vecino de la zona, Pablo Romero, explicó a Europa Press que pudo ver desde la ventana de su casa, en el edificio de delante de donde sucedieron los hechos, cómo ella permanecía "atada de manos y con la boca tapada".

Pablo puntualizó que la pareja estaba "en proceso de separación y ella no le denunció por nada".