Desarticulada una banda de ladrones que usaban el método del 'cogotazo' en Murcia, Almeria y Alicante

Actualizado 29/09/2007 18:56:27 CET

MURCIA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), del Cuerpo Nacional de Policía de Murcia, desarticularon el pasado miércoles un grupo organizado de 'cogoteros', integrado por cuatro mujeres y un varón, todos ellos colombianos, como presuntos autores de varios robos en la Región de Murcia, y en las provincias de Alicante y Almería, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Murcia en un comunicado.

La modalidad delictiva del 'cogotazo', que este grupo desarrolló en el entorno de las entidades bancarias, "utiliza dos formas de proceder, en unos casos los miembros del grupo se dispersan por el interior de la entidad atrayendo la atención de empleados y clientes, mientras un componente del grupo se introduce en la zona de caja y se apodera del dinero", según la Policía Nacional.

En otros casos, uno o dos miembros del grupo entran en el banco para observar las operaciones de caja, y hacen un seguimiento al cliente que realiza una operación "de importancia", 'pegándose' a él y acompañándole hasta la salida para 'marcárselo' o indicárselo a otros miembros del grupo en el exterior, quienes siguen a la víctima hasta el lugar "idóneo" para asaltarle y robarle el dinero.

Hasta el momento, a los miembros de este grupo se les considera presuntos autores de dos robos con violencia mediante el procedimiento del 'cogotazo', cometidos en Murcia, y El Garruchal (Almería), un robo en domicilio, cometido en La Marina de Elche (Alicante), y sendos hurtos en una empresa de Caravaca de la Cruz y en una empresa de Cartagena (Murcia).

Además, se les atribuyen presuntos delitos de falsedad documental, tentativas de estafas, tráfico de drogas y asociación ilícita para delinquir, aunque las investigaciones "siguen abiertas para averiguar si han cometido otros hechos delictivos, así como para detener otros posibles integrantes del grupo", según el comunicado.

OPERACIÓN.

Los agentes de la Policía Nacional de Murcia, iniciaron las investigaciones a raíz del robo cometido por parte de los integrantes del grupo el pasado 31 de agosto en una sucursal de Ibercaja en Torre de Romo (Murcia), donde se apoderaron de 4.000 euros de un cajón del mostrador del banco.

En aquel momento, el director de la entidad trató de evitar la huida de los autores, cerrando una puerta intermedia que los autores rompieron, y protagonizaron un forcejeo en el que se les cayeron 1.900 euros.

Como consecuencia de este robo, la Policía identificó a los componentes del grupo y determinaron que eran presuntos autores de otro hecho similar, cometido días después en El Garruchal (Almería), donde sustrajeron la cantidad de 7.000 euros por el procedimiento del 'pinchazo', en el que sabotearon una rueda del vehículo del cliente de un banco para luego ofrecerse a su reparación, distrayendo a la víctima y sustrayéndole el dinero.

A continuación, los agentes localizaron el lugar del asentamiento del grupo en Torrevieja (Alicante), donde fueron detenidos el pasado miércoles cuando estaban "preparándose para regresar a Barcelona, lugar de su residencia habitual, al detectar que eran seguidos y vigilados".

Así pues, los agentes registraron con un mandamiento judicial los dos domicilios donde vivían en régimen de alquiler en cuyo interior fueron intervenidos, entre otros, varios pagares formalizados para su cobro y talonarios de pagares en blanco, procedente de un robo cometido en Caravaca de la Cruz, donde se apoderaron de una caja fuerte que contenía dichos efectos bancarios y 4.000 euros.

Además, la Policía se incautó varias tarjetas de crédito, procedentes de un robo cometido en un domicilio en La Marina, y de un hurto en una establecimiento comercial de Cartagena, y establecieron que con alguna de ellas, ya manipuladas, trataron de realizar compras.

Igualmente, decomisaron una tableta de hachis de 270 gramos, así como una balanza para pesaje de dosis, útiles para el robo, entre ellos, plásticos para la apertura de puertas de domicilios, así como cizallas, destornilladores y otros efectos para el forzar puertas y ventanas.

En el momento de la detención mostraron documentaciones diversas, "todas ellas falsas", según el comunicado, que especificó que se hicieron pasar por ciudadanos venezolanos, mejicanos y de Costa de Marfil, aunque los agentes comprobaron posteriormente sus verdaderas identidades, todas ellas de nacionalidad colombiana.

La localización de estos grupos es "dificultosa", según la Policía Nacional, "dada su movilidad geográfica, actuando en diversas provincias y asentándose por pocos periodos de tiempo en una ciudad, en la que no delinquen, actuando en lugares ubicados en un radio próximo".

Todos los detenidos, se encuentran en situación irregular, no habiendo realizado ningún tramite de regularización de estancia en España, por lo que se procedió a la incoación de expediente de expulsión, apuntó la Policía Nacional.