Actualizado 21/08/2007 19:52 CET

Detenidas en Málaga dos madres por encerrar a sus hijas de siete años en un cuarto "para irse a un bar"

MÁLAGA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Dos madres de origen boliviano han sido detenidas en Málaga por presunto abandono de menores, ya que habían encerrado a sus hijas de siete años en un cuarto "para irse a un bar", según manifestaron las menores a la Policía Local.

Los hechos sucedieron a las dos de la madrugada del pasado domingo en la calle González Anaya, en la zona de Bailén. Una inquilina de la vivienda, alquilada por habitaciones, llamó a la sala del 092 de la Policía Local para informar de que las dos niñas se encontraban solas en uno de los cuartos y no dejaban de llorar.

Sus madres se habían marchado, supuestamente, a un bar de copas. Según el testimonio que la mujer ofreció a los agentes, esta situación solía repetirse cada noche, de manera que las menores, incluso, llegaban a cenar solas en la habitación.

Al lugar se desplazó una patrulla de uniforme y otra de paisano, esta última adscrita al Grupo Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac) de la Policía Local, que se hizo cargo del caso.

Los agentes intentaron calmar a las niñas conversando con ellas y, al comprobar que estaban encerradas con llave, empezaron a hacer gestiones para intentar localizar a sus madres, según publicó hoy el Diario 'Sur'.

Una de las menores le proporcionó a los policías el número de teléfono móvil de su progenitora, lo que permitió a los funcionarios contactar con ella. La mujer se presentó en la vivienda poco después, pero no tenía la llave de la habitación y su amiga, la madre de la otra niña, aún no había llegado.

Los agentes decidieron intervenir ante los insistentes llantos de las niñas. Dado que se trataba de una planta baja, los policías decidieron desmontar la ventana de la habitación para sacar a las menores y así tranquilizarlas. Los funcionarios apreciaron que el cuarto estaba sucio y olía mal.

Una patrulla trasladó a las niñas al Hospital Materno para someterlas a un reconocimiento médico. Las dos mujeres, identificadas como I.P.T., de 37 años, y M.T.F., de 29, quedaron en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial y les entregaron a las niñas.