Actualizado 10/11/2007 16:02 CET

Pescadores de Cádiz piden a Fomento que "no ponga trabas" y recupere las redes de 'Nuevo Pepita' y dé paz a las familias

CÁDIZ, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Cofradía de Pescadores de Barbate (Cádiz) exigió hoy al Ministerio de Fomento que "en lugar de poner trabas" a los buzos voluntarios y a la Fundación Titanic, "ponga los medios" para recuperar las redes del 'Nuevo Pepita Aurora' y "dé una satisfacción a las familias" de los tres marineros desaparecidos en el naufragio "después de la desgracia que tienen".

En declaraciones a Europa Press, el patrón mayor de la Cofradía, Antonio Varo, reprochó a Fomento que no hubiese expuesto "antes" a los voluntarios los requisitos que "les han exigido a través de Capitanía Marítima" para inspeccionar la zona donde se encuentra el pecio "para ahorrar todo este tiempo" después de obtener la autorización judicial del titular del Juzgado de Algeciras (Cádiz), que instruye el caso.

Varo argumentó que "la duda está en las redes" sumergidas a 134 metros de profundidad, donde "existe la posibilidad de que haya algún cuerpo enganchado" y, ya que "ponen tantas trabas", instó a la Administración a "traer un robot y que las recuperen ellos", porque "así darían un poco de paz a las familias".

Por su parte, el portavoz de los familiares de los desaparecidos, Sergio Lebrón, reconoció que están "desesperados" porque "ha pasado mucho tiempo" y no podrán "pasar página hasta que se disipen todas las dudas" y señaló que entienden que "estos procesos tienen sus trámites" pero están "convencidos de que podrían ir más rápido".

En este sentido, el presidente de la Fundación Titanic, Jesús Ferreiro, explicó a Europa Press que considera "ilógico" el desarrollo de los acontecimientos en torno al naufragio, en alusión a "los requisitos" que se están exigiendo para revisar la zona porque "cuando se salva un impedimento, rápidamente ponen otro".

UNA RED "AL ALCANCE DE LA MANO".

La Fundación Titanic se ofreció, en los días siguientes al siniestro --que tuvo lugar el 5 de septiembre--, a facilitar dos robots submarinos Mir, de tecnología rusa, "capaces de operar a 5.000 metros de profundidad" que, en ese momento, estuvieron "diez días parados para someterlos a una revisión en un laboratorio de Boston (Massachusetts) y EEUU no había puesto pegas a su traslado".

Los robots reemprendieron sus trabajos sin que las autoridades solicitasen su ayuda y "no estarán disponibles de nuevo hasta dentro de cuatro meses aproximadamente" ya que, según explicó, estos robots trabajan todo el año y "sólo para para hacerle revisiones cada seis meses".

Sin embargo, el paño de red (de 300 metros por 90) se encuentra "localizada" a 134 metros de la superficie. Una profundidad que, según dijo, "por muchas corrientes que haya, podría recuperar cualquier aparato" de los que se utilizaron en las tareas de rescate ya que, "técnicamente, 134 metros en el mar significa que están casi al alcance de la mano", señaló.

El 'Nuevo Pepita Aurora' naufragó en el Estrecho el pasado 5 de septiembre, cuando regresaba de faenar en aguas de Larache (Marruecos), con un balance de ocho supervivientes, cinco fallecidos y tres marineros desaparecidos.