Actualizado 19/12/2008 13:54 CET

France Télécom recurrirá la decisión de Competencia de acabar con su monopolio sobre iPhone

PARIS, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

France Télécom recurrirá la decisión adoptada hace dos días por el Consejo francés de la Competencia de poner fin al monopolio de Orange para comercializar el iPhone en Francia, al entender que se trata de una medida "bastante contestable".

Además, el operador galo no ve la "urgencia" de la misma ni el "daño" a Bouygues Telecom, el competidor que presentó la denuncia, según declara el director ejecutivo de France Télécom, Jean-Yves Larrouturou, en una entrevista que hoy publica 'La Tribune'.

Aunque la decisión no tendrá un impacto en la cifra de negocios del grupo, Larrouturou admite que afectará al plan de la compañía elaborado sobre una exclusividad de tres años prorrogable a cinco, y no sobre tres meses de venta exclusiva.

"Si esta nueva regla de exclusividad se confirma, no podremos invertir tanto en desplegar nuevas terminales", advierte. Asimismo, critica que la decisión porque en su opinión "cambia las reglas del mercado" y será "desastrosa" para los fabricantes de teléfonos.

"Es una decisión sin equivalentes en Europa. Telefónica tiene la exclusividad del iPhone en España y en el Reino Unido, Deutsche Telekom en Alemania. ¿Se puede tomar este tipo de decisión sin preocuparse de lo que pasa en otros países?", se pregunta. En este sentido, reclama una verdadera armonización europea.

"Nosotros competimos con actores franceses, pero sobre todo con actores internacionales como Google, que está completamente desregulado o Telefónica, que se beneficia de decisiones radicalmente opuestas de su regulador en España, donde nosotros estamos presentes", agrega el directivo de France Télécom, que se cuestiona por qué las condiciones son tan diferentes en Europa cuando los mercados son comparables.

Finalmente, aunque no cuestiona el papel del Consejo de la Competencia, sitúa el verdadero problema en la multiplicidad de autoridades de regulación en Francia. "No pedimos un vacío de reglamentación, sino que se fijen reglas estables que nos permitan invertir en condiciones aceptables para nuestros accionistas y nuestros clientes", subraya.