Actualizado 28/11/2014 12:07 CET

La pasarela de cristal de la Torre de Londres se resquebraja por el golpe de una cerveza

Previa YoutubeCargando el vídeo....

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La pasarela de cristal inaugurada hace varias semanas en la Torre de Londres se rompió por el golpe accidental registrado por una botella de cerveza, según informa 'The Telegraph'.

   El espectacular suelo de vidrio, a 42 metros de altura sobre el Támesis ha sido reparado por un equipo de técnicos que ya han sustituido la pieza dañada.

   Todo ocurrió cuando un miembro del personal que trabaja en el servicio de catering dejó caer una botella de cerveza. Afortunadamente, la pasarela está compuesta por cinco capas de vidrio en cada panel, así que los ingenieros solo han necesitado sustituir la capa superior del panel.

   El puente está compuesto por varias capas de cristal muy resistente a los golpes por lo que desde la empresa que lo gestiona se insiste en que no ha existido en ningún momento riesgo para los turistas ya que solo se ha dañado una de las cinco capas y ha sido reparada de inmediato.

   La pasarela de cristal mide 11 metros de largo por 1,8 de ancho. En cuanto a los paneles, pesan 530 kilogramos cada uno. Hace dos semanas se inauguró la primera pasarela; la segunda, que completará el proyecto, estará terminada el 1 de diciembre, según la previsión inicial.

600.000 VISITANTES EL AÑO.

   Las pasarelas de cristal han sido financiadas por el Ayuntamiento de la City de Londres entre otras entidades con un coste de 1,27 millones de euros coincidiendo con el 120 aniversario del puente que cada año recibe casi 600.000 visitantes.

   El puente de Londres, diseñado por el arquitecto Horace Jones y el ingeniero John Wolfe Barry, fue inaugurado el 30 de junio de 1894 por los futuros reyes Eduardo VII y Alejandra, cuando todavía eran príncipes de Gales.

   Un susto parecido con una balcón de cristal ocurrió el pasado mes de mayo en Chicago (Estados Unidos) cuando cuatro amigos comprobaron aterrados como al sacarse una foto en un balcón de cristal a más de 400 metros de altura, en uno de los rascacielos más altos de América, la Torre Willis, el cristal quebró.

Para leer más