Publicado 19/12/2021 10:32CET

Brasil aboga por el turismo sostenible y la biodiversidad

La cascada de Boca da Onça
La cascada de Boca da Onça - HUDSON GARCÍA

   MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Brasil aboga por el ecoturismo y el turismo sostenible apoyado en su rica biodiversidad, sus reservas de agua dulce, sus extensas costas y los bosques preservados durante siglos.

   La Reserva de Desarrollo Sostenible Mamirauá y la ciudad de Bonito centro de ecoturismo del estado de Mato Grosso del Sur, en el sur de Brasil, son dos ejemplos de la apuesta por el turismo sostenible como fórmula para generar empleo e ingresos.

   Un turismo que fomenta la inclusión, promueve la valoración sociocultural y la mejora de la sostenibilidad, al conciliar desarrollo y preservación.

    Desde la Agencia Brasileña para la Promoción Internacional del Turismo, Embratur, se ha potenciado el turismo sostenible en el país, tanto a nivel medioambiental como social. Y es que las preferencias de los turistas han cambiado a lo largo de los últimos diez años.

   Los viajeros extranjeros y nacionales están cada vez más dispuestos a pagar por experiencias un poco más caras si son más responsables con el entorno y que contribuyan a mitigar el efecto del calentamiento global.

   En 2019, el ecoturismo representó alrededor del 39% de la preferencia como principal motivación de los turistas españoles que visitaron Brasil.

    Brasil fue destacado el año pasado como uno de los países que más contribuyen al turismo sostenible por la Organización Mundial del Turismo (OMT), en un informe elaborado en colaboración con el Consejo Mundial de Viajes y Turismo para el G-20.

BONITO Y MAMIRAUA.

   Bonito en Mato Grosso do Sul, es uno de los principales destinos de ecoturismo y turismo de aventura en Brasil. Es un paraíso con ríos de aguas cristalinas y peces de colores que contrastan con los verdes profundos de la vegetación nativa.

   Ubicada en el Cerro Bodoquena, la ciudad se encuentra a 300 kilómetros de la capital del estado, Campo Grande, y cuenta con buenas vías de acceso.

   El destino cuenta con varias opciones: desde sumergirse en aventuras submarinas, explorar senderos o escalar, rafting, hasta flotar en pequeños lagos naturales o practicar buceo.

   El destino fue galardonado como el mejor destino de turismo responsable del mundo por los premios World Responsible Tourism Awards durante World Travel Market (WTM) en 2013.

   En Bonito, atractivos como el Lago Azul y las Cuevas de Mimoso, el Acuario Natural y el Río Sucuri destacan por su belleza y brindarán al viajero tranquilidad y contacto con la naturaleza.

   Y también en La Reserva de Desarrollo Sostenible Mamirauá todo gira en torno a la naturaleza: la estructura turística, el sustento de los habitantes y la economía local. La Reserva Mamirauá tiene el área de humedales más grande de todos los bosques del mundo, y el paisaje cambia drásticamente a lo largo del año.

   Mamirauá fue creada como Reserva de Desarrollo Sostenible en 1996, siendo la primera en ser implementada en Brasil. Como reserva, desarrolla un modelo de participación comunitaria que busca preservar la biodiversidad y mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan la región.

   La experiencia de turismo sostenible en la reserva fue reconocida por el informe elaborado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), elaborado en colaboración con el Consejo Mundial de Viajes y Turismo para el G-20.

   El turismo en la reserva es lo que se llama 'turismo comunitario' A diferencia de las simples asociaciones con las comunidades locales necesitadas, que a menudo no tienen un beneficio duradero para estas familias, el turismo en Mamirauá está totalmente dedicado al desarrollo sostenible de la región y su gente.

   El mejor ejemplo se encuentra en el Uakari Lodge, un espacio de bungalows flotantes administrados por el organismo de investigación del Instituto Mamirauá en conjunto con las comunidades fluviales locales.

Para leer más