Actualizado 07/04/2022 12:31

Torrijas de Semana Santa en Madrid: ruta para disfrutar del postre más típico en estas fechas

Archivo - Torrija de pan brioche caramelizada con helado de leche merengada de Casa Mories
Archivo - Torrija de pan brioche caramelizada con helado de leche merengada de Casa Mories - CASA MORIES - Archivo

   MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Si hay un postre típico de Semana Santa ésas son las torrijas. Demandadas cada vez más en cualquier época del año, esta dulce tradición sigue teniendo su momento culmen en estos días. Con una receta muy personal, donde cada casa y cada 'maestrillo' o 'cocinilla' tiene su librillo, la base de sus ingredientes no dejan de pasar por un buen pan, leche, huevo, canela y azúcar.

Desde las más tradicionales a las apuestas por la innovación, el abanico actual para disfrutar de este dulce típico es más que amplio. Así que aquí os dejamos algunas direcciones para disfrutarlas en Madrid.

La primera parada de esta ruta es Pan.delirio, que se ha hecho este año con el galardón de la mejor torrija tradicional de restauración de la capital. Así, el obrador de los Javier Cocheteaux ofrece en cualquiera de sus sedes una torrija muy especial, ya que está elaborada a base de masa de su premiado y reconocido Roscón de Reyes y horneada en lugar de frita.

Mientras que el puesto de Galería Canalejas de John Barrita, del panadero John Torres, se ha llevado el reconocimiento de la torrija más innovadora de la restauración con una propuesta en la que se introduce un cremoso de curry y una espuma de leche de coco. Además, llega con una pipeta de leche de coco para que los comensales puedan inyectar al gusto, según prefieran más empapada o más seca su torrija.

Por su parte, La Hermosita, en cualquiera de sus sedes, presenta este año una edición limitada de torrija con una receta en la que rinde homenaje a los sabores de la gastronomía 'cañí' con su versión de barquillo y caramelo de violeta. Elaborada con una rebanada de pan brioche artesano, que se baña en una receta especial de infusión de nata y leche y caramelos de violeta y, una vez frita, va rematada con una fina capa de crema de chocolate blanco con barquillo pailleté espolvoreada con azúcar de caña y polvo de violeta.

En El Jefe (c/Alonso Cano, 7) sorprenden al comensal en estos días con una torrija de delicada textura, elaborada con pan brioche macerado en leche, azúcar, canela y vainilla y que lleva crema pastelera casera y azúcar caramelizado. Además, se sirve acompañado de helado artesano de vainilla o chocolate a elección del cliente.

Mientras que en Terracotta (c/Velázquez, 80) proponen disfrutar en su cuidado local de una torrija caramelizada y con doble textura que se sirve acompañada de salsa toffee y helado de vainilla, un 'hit' de su carta, pero que cobra relevancia en estos días festivos.

En pleno corazón del Madrid de los Austrias, por donde transcurren la mayorías de las procesiones de la ciudad, en Casa Mories (Plaza de San Miguel, 5), el chef Beltrán Alonso ofrece estas semanas a turistas y madrileños una torrija, que recoge la receta de su abuela, pero con ingredientes de primera y una ejecución diferente, ya que la sirve con un crumble de galleta Lotus en la base y acompañada de un helado de leche merengada.

Mientras que en Rocacho, el moderno asador ubicado en Padre Damián, apuestan estos día de Semana Santa con su torrija, elaborada con pan de leche y que va servida con un helado de turrón.

Otra de las torrijas más especiales de Madrid y con toques orientales es la que ofrece China Crown (c/Don Ramón de la Cruz, 6) con su torrija cantonesa. En este fortín de la cocina imperial china de la capital, liderado por los hermanos María Li Bao y Felipe Bao, apuesta para su torrija por seguir la receta tradicional, elaborando el producto con pan brioche, cinco especias chinas, nueces caramelizadas y toffee.

En Nomo Braganza (c/Bárbara de Braganza, 8), otro de los referentes de Madrid en cocina nipona de la capital, en su carta de postre destaca también su torrija que va bañada en té verde y acompañada de helado de vainilla. Con una base de pan de brioche, este dulce incorpora en su elaboración la mezcla de té matcha puro procedente directamente de Japón.

Mientras, en Estimar (c/Marqués de Cubas, 18) el proyecto de Rafa Zafra, Anna Gotanegra y Ricardo Acquista para dotar a Madrid del pescado y el marisco fresco más exclusivo, también apuestan en esta Semana Santa entre sus propuestas dulces por una torrija elaborada a base de pan de molde con un embebido de leche, vainilla y miel, un manjar que no dejará indiferente a nadie.

Mientras que en el obrador de La Magdalena de Proust, donde apuesta por la elaboración de postres tradicionales, elaboran sus torrijas con pan de brioche de forma artesana y apostando por productos de proximidad, ya que emplean en su elaboración mantequilla de Soria, huevos de Segovia y leche eco de Madrid para coronarlas con unas láminas de almendra nacional.

Por su parte, en Pastelería Manacor la propuesta innovadora para esta Semana Santa pasa por una torrija elaborada con la crema de whisky Baileys, premiada con el título en la categoría de innovación en la V Edición del Concurso Las Mejores Torrijas de la Comunidad de Madrid.

Mientras que en Don Dimas (c/Castelló, 1), la casa de comidas del restaurador Álvaro Garcés, ubicado junto al parque de El Retiro, ofrece al comensal una torrija de leche, que va acompañada con un helado de carajillo de Bailey's.

En la emblemática La Duquesita (c/Fernando VII, 2), el maestro pastelero Oriol Balaguer presenta este típico dulce con pan artesanal de masa Briox, infusionadas con leche y especias, fritas con huevo y bañadas en azúcar y canela.

Todo un clásico de este dulce son las torrijas de Mallorca, la empresa familiar con más de 90 años de trayectoria. Jugosas y basadas en la receta de siempre, en casa de la familia Morena se pueden comprar en dos tamaños diferentes en sus tiendas físicas y en su tienda 'online'.

Mientras que en La Mallorquina, tanto en sus tiendas como en su web, ya tienen sus obradores preparados para esta temporada de torrijas que elaboran siguiendo la receta original con un Briox exclusivamente, cuyas rebanadas van bañadas en leche aromatizada con canela y limón, pasadas por huevo batido, fritas en aceite y, finalmente, cubiertas por azúcar y canela.

Otro lugar emblemático de Madrid, como es el hotel Santo Mauro (c/Zurbano, 36), también pone sobre la mesa su particular versión de este postre típico de Semana Santa. Elaborada con pan brioche artesano, frita en mantequilla francesa para, posteriormente, bañarla en azúcar. En su presentación, la torrija se acompaña de helado de vainilla casero y crumble de canela.

Para los que prefieran disfrutar una torrija durante la merienda y en un escenario único, en The Westin Palace Madrid (Plaza de las Cortes, 7) ha diseñado una merienda especial para disfrutar de unas deliciosas torrijas con café, té o chocolate caliente bajo la luz tan especial que brinda la cúpula de La Rotonda por las tardes del mes de abril.

Por su parte, en cualquiera de los cinco locales de Makkila apuestan por sorprender al comensal esta Semana Santa. Así, su chef ejecutivo Luis Bordá ha apostado este año por reinventar este postre tradicional con su particular versión de torrija elaborada en pan de croissant con leche infusionada y amaretto.