Publicado 26/11/2021 11:21CET

Viajar para recuperarse tras la pandemia

Maupiti en Tahití
Maupiti en Tahití - PIERRE-FRANCOIS GROSJEAN

   MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La sociedad en que vivimos apenas nos da margen para respirar. Todo es ajetreo, desde que suena por la mañana el despertador. A partir de ahí empieza un ritmo frenético que no para. ¿No crees que mereces un descanso, desconectar un momento el móvil y olvidarte de todo? Ahora que podemos, tras muchos meses de parón, prueba a viajar para volver a encontrarte. Seguro que regresas con las pilas recargadas.

   Son muchos los estudios científicos que muestran una correlación positiva entre viajar y recobrar salud, curarse de alguna dolencia o sanar algún mal que nos aflige.

Por ejemplo, ya en 2012, los investigadores Francisco José Arias Aragonés, Alexander Mauricio Caraballo Payares y Rodolfo Enrique Matos-Navas mostraron que el turismo de salud no es nuevo tiene su origen en el mundo antiguo. Y hoy, que cada vez más personas se deciden por un viaje como forma de terapia para reencontrarse. Veamos algunas propuestas dentro y fuera de España.

   Si te apetece no salir de España, te vamos a sugerir como primera opción, un lugar que podemos llamar de puro antiestrés: Cadaqués, en la Costa Brava catalana, en el Alto Ampurdán. Piénsalo: tú, o con tu pareja, con algún familiar o amigo, disfrutando de unas calas de ensueño y saboreando algunos de los platos más deliciosos de la gastronomía de Girona.

   Si eres más de montaña que de playa y lo que necesitas es desconectar rodeado de vegetación y la paz de la montaña, prueba a darte una vuelta de un fin de semana por Ansó, pueblecito del pirineo oscense.

   Además de deleitarte con las vistas naturales, podrás disfrutar de un lugar con un gran interés por su patrimonio histórico-artístico y arquitectónico.

   Si prefieres optar por salir de tierras españolas hacia lugares exóticos y lejanos, lo primero y más recomendable es contratar un seguro médico internacional. Es la única manera de poder viajar con total y absoluta despreocupación, y más, en los tiempos que vivimos tan críticos en temas de salud.

LUGARES ESPECIALES PARA PERDERSE.

   En cuanto a lugares en los que puedes perderte para volver a encontrarte, te vamos a recomendar tres que no son muy habituales, pero sí especiales.

   Empecemos esta breve lista con la isla chilena Alejandro Selkirk, un lugar misterioso y apartado de la civilización donde tendrás tiempo para ese silencio que tanto necesitas.

   Otro lugar que te proponemos es Tepuy Roraima, que, por si no lo sabes, está en una cordillera que se extiende por Venezuela, Guyana y Brasil. Un enclave que parece sacado de otro planeta y donde, por supuesto, tendrás todo el tiempo del mundo para dedicarte única y exclusivamente a ti mismo, a fluir con el entorno, a no pensar y relajarte.

   Por último, la australiana isla MacQuarie es otro de esos lugares que mucha gente no conoce y en los que uno puede perderse con total tranquilidad, sabiendo que está en contacto directo con una naturaleza muy exótica y peculiar por las condiciones orográficas, geológicas y climáticas de la isla de la gran Australia. Eso sí, hay que reservar con tiempo para poder ver la isla, donde encontrarás a un grupo de científicos y muchos y simpáticos pingüinos.

   Y, si te decides por el Pacífico, no puedes perderte Maupiti, probablemente, la isla más auténtica de todo Polinesia Francesa. No vas a encontrar ningún resort, pero con tan solo 1.200 habitantes, tendrás la oportunidad de disfrutar de una isla paradisiaca solo para ti.

   Su laguna turquesa, sus verdes montañas y tonos rosados que colorean el cielo al atardecer son el antídoto perfecto para volver como nuevo.

   Con todas las propuestas que te hemos hecho, ya no tienes excusa para elegir algún destino especial en el que abandonar tanto estrés y tantas preocupaciones.