Publicado 31/07/2020 10:14:18 +02:00CET

Iberia perdió 359 millones hasta junio, frente a los 'números rojos' de más de 1.000 millones de British

Avión de Iberia
Avión de Iberia - IBERIA

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Iberia, aerolínea integrada en el grupo IAG, registró unas pérdidas de 359 millones de euros en el primer semestre, frente a los beneficios de 109 millones de euros registrados en el mismo periodo del año pasado.

Por lo que se refiere a los ingresos, estos alcanzaron los 1.373 millones, casi la mitad de los 2.636 millones contabilizados en el mismo periodo de un año antes debido sobre todo por el parón provocado por la pandemia del Covid-19.

De su lado, British Airways registró unas pérdidas de 1.094 millones de euros antes de partidas excepcionales, frente a unos beneficios de 873 millones de euros registrados en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos de la aerolínea se situaron en 3.223 millones de euros frente a los 7.039 del mismo periodo de un año antes (-54,2%).

En el caso de Vueling, la pérdida contable fue de 268 millones de euros con respecto al primer semestre de 2019 cuando se registraron unos beneficios de 5 millones de euros. En lo referido a los ingresos, se situaron en 313 millones, frente a los 1.077 millones del primer semestre de 2019.

Por lo que se refiere a Aer Lingus, las pérdidas se situaron en 189 millones de euros, frente a unos beneficios de 78 millones de euros. La facturación alcanzó los 377 millones de euros, un 61,1% inferior a los 971 millones registrados en el mismo periodo del año anterior.

El 'holding' IAG, que engloba Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, registró unas pérdidas después de impuestos y partidas excepcionales de 3.806 millones de euros en el primer semestre de este año, frente a los 806 millones de beneficio de un año antes, debido a las restricciones de viajes derivadas por la crisis sanitaria del Covid-19.

El Grupo espera que hasta al menos 2023 la demanda de pasajeros no alcanzará los niveles de 2019. A consecuencia de ello, IAG ha tomado la decisión de retirar anticipadamente aviones con más años de servicio y devolver algunos aviones más antes del fin de los contratos de arrendamiento.

British Airways prevé que ya no necesitará operar ningún vuelo más con los Boeing 747 y, por lo tanto, esta flota y el inventario asociado se ha depreciado íntegramente, a la espera de su liquidación. Del mismo modo, Iberia ha reconocido un deterioro en relación con su flota de Airbus A340-600.

El Grupo asegura que está trabajando activamente en la restructuración de su base de costes para ajustarla a unos niveles de demanda considerablemente más bajos. A finales del segundo trimestre tenía abiertos varios procesos de consulta con los empleados, pero ninguno estaba lo suficientemente avanzado para dar lugar a provisiones por reestructuración. A 29 de julio, 1.600 empleados de British Airways habían optado por aceptar un despido voluntario.

Las acciones de IAG en Bolsa se desplomaban un 6,66% entorno a las diez de la mañana, hasta alcanzar los 1,88 euros tras conocerse estos resultados.

Contador

Para leer más