Reino Unido quiere que tras el Brexit no haya fronteras aéreas con Europa y continuar en la EASA

Turistas en Londres
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 22/07/2018 9:59:35CET

También propone que los turistas británicos y europeos puedan viajar sin visado

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Reino Unido quiere que se negocie un acuerdo que elimine posibles fronteras para el transporte por avión y continuar siendo parte de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) tras el Brexit.

Así se desprende del Libro Blanco que el Gobierno de Theresa May publicó la semana pasada, en el que recogen sus propuestas de relación con Europa tras la separación, entre las que hay proposiciones relativas al turismo y a la aviación.

La principal propuesta relativa a la aviación es la de mantener libres los cielos entre la isla y el continente. Reino Unido utiliza como bazas para llegar a este acuerdo la importancia de su industria de la aviación --la más grande de Europa-- y el hecho de que el 80% de todo el tráfico del Atlántico Norte atraviesa su espacio aéreo; además, aporta como precedente un convenio similar alcanzado por Estados Unidos y Canadá.

En la misma línea, para evitar que los aviones que vuelen entre Reino Unido y el continente europeo tengan que someterse a dos evaluaciones para obtener sus certificados de aeronabegabilidad --una británica y otra europea-- el Gobierno de Theresa May propone seguir formando parte de la EASA.

50 MILLONES DE TURISTAS BRITÁNICOS VISITARON EUROPA EN 2017

Reino Unido también quiere mantener sus fronteras abiertas para los turistas. En este punto el Libro Blanco destaca 50 millones de turistas británicos aportaron 24.000 millones de libras (26.854 millones de euros) a las arcas europeas en 2017.

Además, según los datos del Gobierno británico, 20 millones de europeos visitaron la isla en 2017, y gastaron 7.800 millones de libras (8.728 millones de euros).

Es por esto por lo que el documento recomienda que se exima a los turistas británicos y europeos de la necesidad de visado y propone que los residentes en Reino Unido puedan seguir siendo atendidos en los hospitales del 'Viejo Continente' con la Tarjeta Sanitaria Europea.