Publicado 04/04/2022 14:15

Baleares abre expediente sancionador a Vueling por cobrar el equipaje de mano

Archivo - Cartel de la aerolínea Vueling.
Archivo - Cartel de la aerolínea Vueling. - Óscar J.Barroso - Europa Press - Archivo


PALMA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Consumo del Govern balear ha iniciado un expediente sancionador a Vueling por su política de cobrar el equipaje de mano, tras la denuncia presentada por Facua-Consumidores en Acción.

La asociación había denunciado en dos ocasiones que la aerolínea obliga a los usuarios a pagar un extra o contratar una tarifa más cara si quieren subir alguna maleta a la cabina.

Según ha informado la asociación en un comunicado de prensa, la aerolínea implementó esta práctica en noviembre de 2020 con el argumento de que servía para "evitar aglomeraciones" de los pasajeros y garantizar así la debida separación entre ellos que exigían las medidas contra el COVID-19.

De esta forma, Vueling cobra un precio extra a los usuarios que deseen subir equipaje de mano a la cabina si contratan la llamada tarifa Basic --la más económica-- con precios que van entre los 30 y 40 euros. Sólo a aquellos que se decidan por las tarifas Optima, Family o Timeflex --más caras-- se les permite subir una segunda pieza de equipaje.

De acuerdo con Facua, Consumo considera que esta política podría suponer una infracción grave de las normativas autonómica y estatal, así como de la Ley de Navegación Aérea. El organismo entiende que Vueling ha introducido "una cláusula que establece, contraviniendo la legislación vigente, limitaciones en cuanto a los bultos que los pasajeros pueden portar en cabina".

Así, Consumo propone una "sanción provisional" de 24.000 euros, atendiendo a que se trata de una "infracción grave" y a que concurren varios agravantes: la existencia de "reiteración en la conducta infractora" y el "elevado volumen de venta o prestación de servicios".

DENUNCIAS DE FACUA

Facua había presentado denuncias contra la aerolínea hasta en dos ocasiones: una primera en noviembre de 2020 ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y la Agencia Catalana de Consumo, y una segunda a principios de marzo de 2022 ante Baleares --que ya había impuesto una multa a Ryanair por el mismo hecho--, al constatar que la compañía mantenía dicha política.

En sus denuncias, Facua se basa en diversos textos como la Ley de Navegación Aérea; el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que sea aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, y el asunto C-487/12 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Más información