Actualizado 28/09/2015 19:20 CET

Junta de Andalucía tiene abierto el diálogo para modificar el decreto del golf "garantizando sostenibilidad y legalidad"

La Consejería de Turismo y Deporte apuesta por este segmento, pero rechaza las iniciativas que respondan a intereses especulativos

SEVILLA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Turismo y Deporte tiene abierto un proceso de diálogo con el sector para modificar el decreto que regula la implantación de los campos de golf de Interés Turístico en Andalucía, de modo que el texto que resulte "sea fruto del consenso y garantice, en todo caso, la sostenibilidad medioambiental, así como el cumplimiento de la legalidad desde el punto de vista urbanístico y de eficiencia de los recursos hídricos".

En una nota, la Consejería ha indicado que durante la anterior legislatura, el decreto vigente de 2008 fue objeto de un proceso de modificación, aunque el texto no llegó a aprobarse. El Gobierno andaluz apuesta por que la futura normativa "sea fruto de un marco de participación y consenso con todos los agentes implicados".

Considera que el turismo de golf "es una tipología de relevancia estratégica, aunque siempre desde la necesaria óptica de la sostenibilidad". En este sentido, el Gobierno andaluz está a favor de apoyar iniciativas que "aumenten la calidad del destino, conlleven la llegada de más viajeros y contribuyan a romper la estacionalidad, con un rechazo rotundo hacia aquellas iniciativas que sólo respondan a intereses urbanísticos o especulativos".

Ha recordado que el segmento de golf "es uno de los más competitivos y de los de mayor impacto para la industria turística andaluza". En 2014, la Comunidad recibió un total de 458.000 turistas con el golf como principal motivación, "lo que supone un 1,3 por ciento más que en el ejercicio anterior y el mejor registro de los últimos años, con un crecimiento acumulado superior al siete por ciento desde 2010".

El viajero de golf cuenta con un perfil de especial interés para el destino debido a su elevada estancia media, de 11,9 días, tres por encima del turista general que visita Andalucía; y su gasto diario, que en 2014 subió un 2,6 por ciento y alcanzó los 88,43 euros, cerca de 30 euros más que la media.