Actualizado 28/07/2009 22:16 CET

Localidades de interior con playas, en 'Comando Actualidad'

Escena de una playa en Málaga, calor
EP

MADRID, 28 Jul. (OTR/PRESS) -

Es la fotografía del verano. Miles de bañistas tendidos al sol mientras que un ejército de buscavidas intenta 'hacer el agosto'. A los lugares donde los españoles van de vacaciones se trasladan también quienes, durante los meses de julio y agosto, se ganan la vida de forma legal o ilegal. Lateros, vendedores de bebidas, masajistas, tatuadores, entre otros son los protagonistas de 'Comando Actualidad'. La 1 emite este miércoles, a partir de las 22.00 horas, el reportaje 'Al sol que más calienta', que muestra las diferentes formas de ganarse la vida en verano.

El programa se acerca también a los ayuntamientos, que han rebajado sus presupuestos destinados a las fiestas populares, y a aquellas localidades españolas que, aún sin tener mar, han creado sus propias playas artificiales.

En la playa de la Barceloneta la policía llena el maletero de sus agentes de paisano con cientos de latas de cerveza y refrescos. Es el resultado de una operación policial en la que se ha interceptado a una red organizada de vendedores ilegales de refrescos en la playa. En un fin de semana decomisan más de 4.000 latas. Mientras eso sucede, sobre la arena, una docena de masajistas orientales ofrece sus servicios a cambio de cinco euros.

Mientras, en las playas de Galicia, la policía y los propios vecinos luchan contra los ladrones de verano: los mariscadores furtivos. Los pescadores se organizan para hacer patrullas nocturnas y batir las calas de día y de noche. Los furtivos aprovechan los meses de verano para recoger de manera ilegal grandes cantidades de percebe.

Pero ¿qué ocurre cuándo no hay playa? Muchas son las localidades del interior que visitan ríos, pantanos y lagunas a falta de la arena de la costa. Por eso, hay pueblos que han convertido su plaza en playas de agua dulce, ríos donde se celebran fiestas multitudinarias los fines de semana y pantanos donde las patrullas sanitarias trabajan para rescatar a quienes se sumergen en el agua sin saber nadar, quienes utilizan torres de alta tensión como trampolín o se tiran de cabeza entre cientos de rocas escondidas bajo el agua.