Actualizado 29/10/2009 22:27 CET

Samanta Villar pasará '21 días' de lujo

www.cuatro.com

MADRID, 29 Oct. (OTR/PRESS) -

Es la hora de relajarse, de tomarse un respiro y vivir la vida. Al menos, durante '21 días'. Samanta Villar se merece unas vacaciones y se las ha tomado de forma envidiable. Serán 21 días de lujo, viviendo a todo tren, con las mejores comodidades, codeándose con la alta sociedad y respirando glamour.

Tras el programa de septiembre dedicado a la crisis económica y sus devastadores efectos entre los menos favorecidos, esta vez se muestra la otra cara de la moneda, enseñando cómo viven -incluso en época de crisis- los ricos. Pero, ¿qué es ser rico? Un estudio de Barclays Wealth asegura que para ser considerado rico hay que tener más de diez millones de euros y únicamente unos 7 millones de personas en el mundo cumplen esta condición, según este estudio.

Cuatro (a partir de las 23.15 horas de este viernes), de la mano de Samanta Villar, se sumerge durante 21 días de lujo en un mundo exclusivo, desconocido, envidiado y, a veces, secreto. Una vida totalmente ajena a la periodista, un mundo en el que la apariencia y las formas son lo más importante. Grandes mansiones, joyas y vestidos de un valor exorbitante o paisajes de ensueño; en definitiva, una vida que tan sólo está al alcance de algunos afortunados y que Samanta podrá experimentar y mostrarnos.

Como anfitriona, Carmen Lomana, una mujer de la que todo el mundo ha oído hablar pero a quien muy pocos conocen. Ella será la cicerone de Samanta; le enseñará cómo convertirse en una auténtica dama de la alta sociedad.

Pero antes de conocer a Lomana, Samanta comienza este segundo reportaje poniendo a punto su aspecto exterior para lo que acude a un estilista. Con él, se probará prendas de ropa que nunca había imaginado como zapatos Manolo Blahnik de 450 euros, de Jimmy Choo de 765 euros, unas gafas Dior de 250 euros o un vestido, también de Dior, de 7.100 euros. Además, Samanta acudirá al centro estético 'Massumeh' donde se someterá a un tratamiento con caviar iraní y oro, que busca dar luminosidad al rostro (lo que supone otros 200 euros que se suman a la cuenta).

También, es necesario buscar un alojamiento y hacerlo de manera acorde al nivel que se presenta en el reportaje. Por ello, nos adentraremos en una de las suites más bonitas y lujosas del Hotel Villamagna, una habitación con 140 metros cuadrados y 110 metros de terraza, cuyo precio asciende a 5.000 euros por noche.