Actualizado 18/05/2022 19:03

No, no hay relación entre los casos de hepatitis en niños y la vacuna del COVID-19

Archivo - Un adolescente recibe la vacuna contra el Covid-19 en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, a 4 de agosto de 2021, en Barcelona, Catalunya, (España).
Archivo - Un adolescente recibe la vacuna contra el Covid-19 en el recinto de Montjuïc de Fira de Barcelona, a 4 de agosto de 2021, en Barcelona, Catalunya, (España). - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

MADRID, 3 May. (Verificat / EUROPA PRESS) -

Un artículo que está circulando en redes sociales apunta que un "estudio de Pfizer confirma que la inyección de ARNm se acumula en el hígado y causa hepatitis", razón por la cual estarían aumentando los casos de hepatitis en niños en una docina de países (entre ellos, España). Esto es FALSO, según una verificación llevada a cabo por Verificat.. La verdad es que ni Pfizer ha publicado ningún informe en el que se sugiera tal relación ni la comunidad científica ha publicado ninguna investigación similar.

EL MENSAJE QUE ESTAMOS VERIFICANDO

Un estudio de Pfizer sugiere que la vacuna COVID-19 es la culpable del gran aumento de la hepatitis entre los niños.

CONCLUSIÓN

Es FALSO, según una verificación llevada a cabo por Verificat..

JUSTIFICACIÓN

La hepatitis consiste en una inflamación del hígado y puede tener multitud de orígenes: "Pueden ser (causas) infecciosas o consecuencia de la exposición a una sustancia tóxica, incluido el alcohol y algunos medicamentos", apunta en SMC UK Graham Cooke, profesor de investigación de enfermedades infecciosas del Instituto Nacional de Investigación en Salud y Atención (NIHR, en inglés) en el Imperial College de Londres. "A nivel mundial, las causas más importantes son los virus que se han adaptado para infectar el hígado (hepatitis viral A-E, y particularmente hepatitis B y C). Las primeras pruebas parecen haberlas descartado como causa de la hepatitis que se está investigando actualmente", añade.

¿EL AUMENTO ESTÁ RELACIONADO CON LA VACUNA CONTRA EL COVID-19?

"La inmensa mayoría de niños afectados no habían recibido la vacunación contra el COVID-19", señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ejemplo, ninguno de los menores de diez años que se han visto afectados en Reino Unido tenía la vacuna. De hecho, "los casos se concentran en menores de cinco años en los que no está autorizada ninguna vacuna COVID-19", explica a Verificat José Antonio Navarro-Alonso, especialista en Pediatría, experto en vacunación covid-19 y uno de los fundadores de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

La comunidad científica está volcada en encontrar las causas del aumento, pero por el momento la vacuna contra el COVID-19 está prácticamente descartada. "No se ha identificado ningún vínculo con la vacuna COVID-19", señala en un comunicado oficial el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, en inglés), organismo de referencia para epidemias de la Unión Europea.

"Hasta la fecha no se dispone de ninguna evidencia de que las vacunas sean las responsables de un cuadro que todo indica que está causado por el adenovirus F41", puntualiza Navarro-Alonso a Verificat. "En cualquier caso las Autoridades Sanitarias Mundiales se encuentran haciendo una investigación exhaustiva y por el momento se descarta cualquier asociación causal", añade.

¿QUÉ CAUSA LA HEPATITIS SI NO ES LA VACUNA?

Los primeros análisis sobre la causa de este aumento de casos de hepatitis en niños sanos señalan como sospechoso principal a un adenovirus --en particular de tipo F41-- (los adenovirus causan típicamente los resfriados, aunque no sólo). Aunque también hay otros, como el SARS-CoV-2. El adenovirus fue encontrado en 40 de los 53 casos analizados en Reino Unido. El SARS-CoV-2, en diez de 60. De momento no hay una conclusión clara.

Por una parte, en sí "no es raro tener adenovirus en primavera", según apunta a SMC UK Simon Taylor-Robinson, hepatólogo del Imperial College de Londres. Lo llamativo para los científicos es que este tipo de adenovirus, el F41, no está relacionado con cuadros graves de hepatitis en niños sanos como los que se están observando (si bien sí en pacientes inmunocomprometidos). "La hepatitis leve es muy común en los niños después de una variedad de infecciones virales, pero lo que se está viendo en este momento es bastante diferente. Los niños experimentan una inflamación más grave, lo que en algunos casos hace que el hígado falle y requiera un trasplante", añade Cooke.

Pero por otra, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido planteó en un informe del 25 de abril la posibilidad de un "cofactor" causante de esta "presentación clínica más grave en niños pequeños" con hepatitis: una mayor susceptibilidad debido a una exposición reducida durante la pandemia, haber tenido SARS-CoV-2 u otra infección, o una coinfección o toxina aún no descubierta. O también "puede haber surgido una nueva cepa de adenovirus con características alteradas", según explican.

Científicos como Taylor-Robinson insisten por el momento en lo difícil que es "determinar la causa y el efecto [de las hepatitis], porque los virus pueden ser comunes de todos modos, por lo que pueden estar presentes pero no necesariamente ser la causa".

¿DE DÓNDE SALE LA FALSA RELACIÓN ENTRE LA VACUNA Y LA HEPATITIS?

El artículo que estamos verificando cita como fuente un "estudio de biodistribución de la vacuna Pfizer de la agencia reguladora japonesa", que resulta ser una investigación en ratones datada de noviembre de 2020. El texto fue facilitado por la propia farmacéutica a la agencia reguladora japonesa y aparece citado en el informe de aprobación del fármaco de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en inglés). No se señala en él ningún caso en el que la vacuna cause hepatitis: "No hubo ninguna patogénesis severa en el hígado", apunta la EMA.

La publicación que estamos verificando añade capturas de pantalla del estudio en el que dicen basarse que en realidad pertenecen a un informe publicado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en inglés) del 19 de febrero de 2021 sobre seguridad de la vacuna de Pfizer, donde no apuntan que la vacuna cause hepatitis.

Cabe reseñar que se han publicado estudios de caso en humanos en los que se plantea la posibilidad de que la vacuna de ARNm --en el caso enlazado, tras la inyección de Moderna-- haya provocado ciertas hepatitis en adultos. Eso no significa que se haya establecido una relación de causa y efecto entre la vacuna y la hepatitis: simplemente se ha detectado esta enfermedad en personas concretas (por ejemplo, un estudio de este tipo analiza el caso de un paciente que ha tenido un cuadro único de una enfermedad que merece ser compartido con la comunidad académica).

FUENTES

- EMA (I

- CDC

- Control Calidad SEIMC

- Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU

- SMC (I) (II)

- OMS (I)

- Agencia británica de la Seguridad en la Salud

- The American Journal of Medicine

- Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias

- ECDC (I)

- Estudio de caso

- FDA

Esta verificación se publicó originalmente en Verificat. Si os llegan mensajes que os parecen dudosos, podéis reenviárnoslos al 666 908 353 y el equipo de Verificat lo verificará.

Contador

Más información