La Guardia Civil de Burgos denuncia a dos empresas por usar aceites residuales en la fabricación de pellet

 

La Guardia Civil de Burgos denuncia a dos empresas por usar aceites residuales en la fabricación de pellet

Instalaciones de la empresa inspeccionada.
GUARDIA CIVIL DE BURGOS.
Publicado 17/05/2017 13:40:15CET

BURGOS, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El Seprona de la Guardia Civil ha denunciado a una empresa ubicada en la comarca de La Demanda dedicada a la elaboración de pellet y a un taller mecánico de reparación de vehículos de La Ribera al detectar una docena infracciones administrativas en la compra-venta, uso y gestión de aceite residual.

Los hechos se remontan al mes de octubre del pasado año, cuando el Seprona de Huerta del Rey, en el marco de las acciones preventivas en materia de medio ambiente, inspeccionaba las instalaciones de una empresa de la provincia dedicada a la elaboración de pellet.

En aquella ocasión se detectaron varios recipientes con restos de aceite usado que hicieron sospechar a los agentes que se pudiera estar utilizando dentro del proceso industrial de elaboración del combustible sólido alguna sustancia ilegal, similar al lubricante de deshecho que se extrae del cárter de los vehículos

Se inició entonces una investigación, una primera fase de recabo de información que duró hasta el mes de marzo actual, para pasar a una segunda fase operativa, ya en el mes de abril, en el que se intercepta un camión que transporta dos bidones que contienen 416 litros de aceite residual.

Las gestiones practicadas facilitaron la procedencia del lubricante usado, un taller mecánico de reparación de vehículos ubicado en La Ribera, en tanto que el destino resultó ser la planta de elaboración del pellet.

Las pesquisas realizadas tras una inspección a la empresa permitieron conocer que dicho aceite era utilizado, ocasionalmente, en una de las máquinas de elaboración del producto para el arranque de la maquinaria, mezclando el pellet con el aceite, al objeto de que no se apelmace y no sufra la mecánica.

No obstante todo indica que los primeros 500 kilogramos de esta producción que podrían resultar contaminados eran desechados antes de su venta. Así, no eran comercializados y fueron destruidos mediante su quemado, localizando restos de cenizas en un apartado de las instalaciones que serán analizados.

El aceite usado procedente de los vehículos debe ser debidamente tratado y eliminado por una empresa autorizada como gestor de residuos, por lo que ambos comercios, empresa productora y taller mecánico, incurrieron en importantes infracciones administrativas.

Se han confeccionado doce denuncias por otras tantas irregularidades referentes a las normativas de vertidos y aceites, por la compra y gestión de residuos, que serán remitidas a la administración correspondiente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies