El Colegio de Médicos de Barcelona avisa del efecto de la "guerra comercial" de seguros privados

J.Padrós (vicepte.Comb) R.Torné (pte.Seguro Libre del Comb)
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:33:53 CET

El 74% de profesionales cree que el sector empeorará pese al aumento de ingresos y asegurados

BARCELONA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (Comb) ha advertido este jueves en rueda de prensa de los efectos negativos de la "guerra comercial" iniciada hace tres años entre las compañías que comercializan seguros médicos, y que en algunos casos ofrecen precios de pólizas más bajos sin informar correctamente a los ciudadanos sobre los servicios contratados.

Los datos, extraídos de una encuesta entre los 6.000 médicos de Barcelona que trabajan a tiempo parcial o completo en la medicina privada --cerca de un tercio de los colegiados--, recogen el "descontento" de los profesionales, que ven aumentar la burocracia en sus consultas y encuentran más trabas al pedir pruebas complementarias.

El 74% de médicos creen que empeorará el servicio que ofrecen en relación con los honorarios que perciben, lo que contrasta con que las aseguradoras privadas han mejorado sus ingresos un 11% en los dos últimos años --hasta 1.445,7 millones de euros en 2012-- y han aumentado en 101.000 el número de abonados --hasta los 2 millones de pólizas contratadas, el 26,5% de la población catalana--.

El vicepresidente primero de la Junta de Gobierno del Comb, Jaume Padrós, ha explicado que la guerra comercial se basa "en retribuir peor a los médicos y encarecer el proceso de tramitación de solicitud de pruebas", lo que es un riesgo para el tiempo de atención que dedican a cada paciente.

"El reconocimiento económico del profesional no se ajusta a las expectativas que el paciente tiene" de ser atendido, ha resumido Padrós, que ha pedido a la ciudadanía informarse bien de lo que contrata y ser consciente de la letra pequeña: se han dado casos de personas con dolencias no cubiertas o incrementos de la póliza considerables a los dos años de suscribirla, lo cual genera a su vez un fiasco en el enfermo que, además, debe gestionar el médico en su consulta.

Adicionalmente, las compañías que sí ofrecen un buen servicio, aunque sean más caras, salen perdiendo, y aquellas que apuestan por la calidad están en inferioridad de condiciones, ha lamentado Padrós: "No hay duros a cuatro pesetas".

El Comb ha descartado que las críticas de los galenos tengan que ver con el nivel de retribución, aunque ha lamentado que existen salarios "indignos", sino con una pérdida de competitividad de la medicina privada y, a la larga, el riesgo de supervivencia de un sector que consideran muy importante, no solo por la actividad económica que genera, sino también por el valor añadido que ofrecen a la sanidad en general.

DESCUENTOS FISCALES

De este modo, ha recordado la petición de los colegiados para que el Estado reconozca a este sector como un generador de riqueza y que aquellos ciudadanos que tienen contratada una mutua se beneficien de una "desgravación directa a través del IRPF", una propuesta defendida por el conseller de Salud, Boi Ruiz, cuando llegó al cargo, pero que fue descartada por la Generalitat posteriormente.

Dicha bonificación no solo permitiría una inyección al sector, sino que serviría para "descargar un sistema público que ya está bastante tensionado", ha considerado Padrós, que ha insistido en que la reivindicación no es solo en defensa del colectivo médico, sino también de la profesión en general.

El Comb ha destacado también que los riesgos para el sector de los seguros médicos pasan también por un envejecimiento paulatino de los profesionales --los médicos en servicio tienen 49,6 años de media frente a los 55 años que trabajan en la privada--, aunque el Comb se ha mostrado convencido de que éste será un "sector de oportunidades" para los profesionales más jóvenes.

El presidente de la Sección de Seguro Libre del Comb, Ramon Torné, ha especificado que la encuesta refleja que el 62% de los médicos de la privada trabajan en un consultorio propio; un 77% de los pacientes pagan a través de su seguro frente al 22% que lo hacen ellos mismos y el 1% que lo hace a través de seguros terceros; y que la actividad asistencial de los profesionales se ha reducido en un 30%, se ha mantenido en un 54% y ha aumentado en un 16%.

Asimismo, ha destacado la importancia de la confianza en el sector, y ha explicado que el 44% de ellos trabajan por fidelidad a los pacientes, un 30% por la libertad para organizar sus horarios y un 26% por los ingresos económico, lo que representa que la mayor justificación para emplearse en este sector --el 36% lo complementa con la sanidad pública-- es vocacional.

En relación con la nota que los mismos médicos ponen a cada aseguradora, y que se basa en la existencia previa de una masa crítica suficientemente representativa, destaca el 7,7 de Asistencia Sanitaria Colegial y el 7,3 de Mutua General de Catalunya; frente al suspenso que obtienen Adeslas, Sanitas, Caser, l'Aliança y Asisa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies