El juez condena a Spanair a devolver 1.000 euros a dos pasajeros por un retraso y una cancelación

Avión de Spanair
SPANAIR
Actualizado 30/06/2011 16:20:42 CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado Mercantil número 10 de Barcelona ha condenado a Spanair a pagar 1.000 euros a dos pasajeros de un vuelo Barcelona-Palma de Mallorca por los daños y perjuicios provocados por el retraso de más de tres horas en la ida y la cancelación de la vuelta, según la sentencia dictada el pasado 27 de junio.

El juez concluye que la aerolínea incumplió la "necesaria reciprocidad de las obligaciones puestas en juego", al considerar demostrado que los viajeros cumplieron sus obligaciones contractuales, por lo que los perjuicios solo son imputables a Spanair, según establece el artículo 1.124 del Código Civil.

De esta forma, cada pasajero recibirá 500 euros (250 euros por cada trayecto) de indemnización por daños y perjuicios por unos retrasos y cancelaciones que son prácticas habituales de las compañías aéreas, según explicó el abogado responsable de la web www.indemnizacionportuvuelo.com, Felipe Izquierdo.

El abogado ha recordado que las compañías aéreas están obligadas a indemnizar al pasajero con 250 euros por los retrasos de más de tres horas y por las cancelaciones imprevistas sin necesidad de que los viajeros tengan que acudir a los tribunales, según estipuló el Tribunal Europeo de Justicia en noviembre de 2009.

En este caso, los pasajeros sufrieron un retraso de 3 horas y 20 minutos en el vuelo de ida desde Barcelona a Palma de Mallorca bajo la explicación de retraso en la llegada del vuelo anterior por parte de la compañía.

El mismo día del vuelo de ida, Spanair les comunicó la modificación de su viaje de vuelta vía sms, pero cuando los pasajeros acudieron al aeropuerto el día de retorno indicado, la compañía les entregó una tarjeta de embarque para el día siguiente, aunque finalmente consiguieron subir a un vuelo el día estipulado.

Por su parte, la compañía no se presentó al juicio oral y el juez explica que no por ello se ha dado la razón a los pasajeros, y dada esta ausencia, no se prevé que Spanair recurra la sentencia ante la Audiencia Provincial de Barcelona.

De esta forma, si un pasaje de 150 viajeros, que tienen de media los vuelos Barcelona-Palma de Mallorca, reclamara la indemnización correspondiente por un retraso o una cancelación, la compañía debería abonar un total de 37.500 euros frente a una recaudación de 15.000 euros, calculando un coste medio de 100 euros por billete.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies