La NASA trabaja en un telescopio que detecte vida en gemelos de la Tierra

233842.1.644.368.20140723175130
Vídeo de la noticia
Actualizado 24/07/2014 19:03:55 CET

  MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un equipo liderado por la NASA ya estudia los requisitos y costes asociados con la construcción de un telescopio espacial sucesor del actual Hubble y su próximo relevo, el James Webb. Su objetivo será detectar señales de vida en las atmósferas de planetas gemelos de la Tierra.

   Bautizado como ATLAST (Advanced Technology Large-Aperture Space Telescope), este concepto de misión se basa en tecnologías clave desarrolladas para el Hubble y el Webb.

   "Conceptualmente, ATLAST aprovecharía los avances tecnológicos promovidos por el telescopio Webb, como los grandes conjuntos segmentados de espejos desplegables", dijo Mark Clampin, científico adscrito a ambos proyectos.

   La NASA ya ha identificado una misión de tipo ATLAST en su reciente planificación a 30 en Astrofísica 'Enduring Quests, Daring Visions'. "Aunque se espera que Hubble y Webb operen durante muchos años, estamos mirando adelante en las exigencias del telescopio y los instrumentos necesarios para responder a las preguntas planteadas en la visión a 30 años de la NASA ", dijo Harley Thronson, científico  del estudio ATLAST.

   "Una de las aplicaciones actualmente previstas para ATLAST es la capacidad de detectar señales de vida en las atmósferas de planetas similares a la Tierra en la vecindad solar", dijo Clampin. Mientras que otros observatorios pueden captar exoplanetas más grandes, eno tienen la capacidad avanzada de ATLAST para identificar los productos químicos que pueden indicar la presencia de vida en estos mundos lejanosd, del tamaño de la Tierra.

   El gran espejo primario de ATLAST permitiría a otras investigaciones científicas también. Además de estudiar la formación estelar y de las galaxias en detalle, ATLAST sería capaz de observar estrellas en las galaxias a más de 10 millones de años-luz de distancia, y las regiones de formación de estrellas de tamaños superiores a 100 parsecs en cualquier parte del universo.

   Para llevar a cabo estas investigaciones científicas, ATLAST podría estudiar objetos celestes en las longitudes de onda de la luz  ultravioleta, visible e infrarrojo cercano.

UN ESPEJO DESPLEGABLE DE 10 METROS

   Para alcanzar estos objetivos ambiciosos, el observatorio tiene que ser térmicamente y mecánicamente muy estable, lo que se puede lograr mediante la operación en la órbita de la Tierra dom-L2 -la misma órbita a salvo de la gravedad terrestre elegida para el telescopio Webb- y estar equipado con un coronógrafo de ocultación para enmascarar la luz de la estrella madre, que de otro modo inundaría la débil luz emitida por un planeta similar a la Tierra. Pero quizás lo más importante, tendría que llevar un espejo primario significativamente mayor - uno aún más grande que Webb, que será el mayor espejo segmentado jamás lanzado por la NASA.

   Por ahora, sin embargo, el equipo está estudiando la viabilidad de un espejo segmentado de 10 metros de vidrio o fibra de carbono (el del Webb es de 6,5 metros), lo que daría al telescopio una superficie de captación de luz más grande, y aún encajaría dentro de la cúpula de un vehículo de lanzamiento ya existente, el cohete pesado Delta IV.

   "Esto daría 17 veces mayor capacidad de captación de luz que el espejo del Hubble", añadió Carl Stahle, ingeniero que encabeza el equipo de evaluación de las tecnologías necesarias para lograr la misión ATLAST.

   Además de la construcción de un espejo primario segmentado más grande, que, al igual que el espejo del telescopio Webb, se pliega para su lanzamiento y luego se despliega en el espacio, los planificadores de misiones tendrían que afinar las técnicas para alinear los segmentos del espejo y asegurar su estabilidad.

   Uno de los grandes desafíos técnicos para la formación de imágenes y la espectroscopia de un exoplaneta es la construcción de un observatorio muy estable, dijo Stahle. ATLAST requeriría un error de frente de onda para ser estable de 10 picómetros durante 10 minutos, un factor mil veces mejor que los requisitos de estabilidad del telescopio Webb.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies