Gestha cuestiona el apoyo del Gobierno a planes de pensiones privados porque sus deducciones son "regresivas"

Publicado 09/02/2018 14:10:26CET

MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha cuestionado este viernes el apoyo del Gobierno a los planes de pensiones privados, ya que, según ha denunciado, las deducciones por invertir en estos instrumentos de ahorro son "regresivas" porque benefician a las rentas más altas.

En un comunicado, Gestha ha indicado que la opción de rescatar los planes de pensiones privados a los 10 años, que hoy ha aprobado el Consejo de Ministros, no supone ninguna novedad, ya que se introdujo en la reforma fiscal de 2014, junto con el supuesto "temporal y excepcional", por el que desde el 15 de mayo de 2013 hasta el 15 de mayo de 2017, las personas incursas en un proceso de ejecución sobre su vivienda habitual que tuvieran dinero en un plan de pensiones podían disponer anticipadamente del ahorro acumulado si esa era la única posibilidad de mantener el inmueble.

Además, Gestha denuncia que las ventajas fiscales vigentes, que consisten en la reducción en la base imponible de las aportaciones, son "regresivas", puesto que disminuyen la progresividad del IRPF y concentran las mayores aportaciones en las personas con más ingresos.

Así, afirma que los clientes de los fondos de previsión social (planes de pensiones o mutualidades) son las personas con mayores rentas y los técnicos apuntan que conforme aumentan los ingresos, cada vez más ciudadanos se aprovechan de los beneficios fiscales. Así, la adhesión a planes de previsión se dispara a partir de los 30.000 euros de ingresos y, especialmente, desde el tramo de los 60.000 euros.

De esta manera, indica que la mitad de los partícipes que no llegan a los 30.000 euros de ingresos se beneficiaron del 29,3% de las reducciones fiscales, mientras que la otra mitad de los partícipes con mayores ingresos se aprovecharon del 70,7% de las reducciones. Finalmente, los más afortunados en este sentido son las casi 50.000 personas que reciben ingresos superiores a los 150.000 euros, ya que tienen los tipos marginales más altos.