La agroecología centrará el programa 'Muro crítico' que se inicia este miércoles en Carcaboso de la mano de Chefo Bravo

Trabajo del artista Chefo Bravo
DIPUTACIÓN DE CÁCERES
Publicado 17/04/2018 9:41:13CET

   CÁCERES, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El artista Chefo Bravo participa desde este miércoles, 18 de abril, en el programa 'Muro Crítico' de la Diputación de Cáceres, en el que se abordará el tema de la agroecología en la localidad cacereña de Carcaboso.

   Un programa en el que "a través de colores, aerosoles y formas, abrirá debate en torno a la Agroecología", el artista Chefo Bravo creará un mural en una de las paredes de este municipio cacereño, y que "quedará como parte del patrimonio de Carcaboso".

   Además, durante su trabajo en Carcaboso, que se desarrollará hasta este sábado, 21 de abril, el artista "invitará a analizar, pensar, criticar y debatir sobre un tema que ocupa el interés y la preocupación, a veces, de la sociedad", como es en este caso el de la agroecología, según informa la Diputación de Cáceres en nota de prensa.

   En este sentido, el objetivo del programa 'Muro Crítico' es el de "crear un museo de la conciencia social al aire libre", en el que se dará participación a todos ciudadanos que lo deseen, que podrán asistir al taller de técnicas de arte urbano.

   Este taller se celebrará el sábado 21, de 12,00 a 14,00 horas, y en el que se abordará un pequeño mural colectivo.

SOBRE EL AUTOR

   Cabe destacar que el artista Chefo Bravo nació en la localidad cacereña de Moraleja en 1980, y comenzó su andadura artística en 1993 con la técnica del graffiti, pero sin olvidar la formación en diferentes disciplinas como la pintura y la escultura, muy presente, esta última, en sus exposiciones individuales.

   Ha colaborado con los Espacios de Creación Joven en Extremadura, y fue el pionero y promotor de arte urbano en el Espacio de Moraleja.

   Uno de sus últimos trabajos ha sido el proyecto 'Agua dulce' para la Junta de Extremadura, que se creó para ayudar a la revitalización y promoción de la Sierra de Gata tras el incendio ocurrido en el verano de 2015, con el que "se consiguió poner en valor la Sierra de Gata, acercar el arte urbano de una manera directa a la ciudadanía y dotar de una estética atractiva a lugares en desuso", explica la Institución Provincial.