Plantean sustituir el cereal en la Campiña Sur por cultivos como la quinoa, la colza o la higuera

Cultivo de quinoa de Cicytex
JUNTA
Actualizado 26/03/2017 11:04:26 CET

MÉRIDA, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex) y técnicos de la Junta se han reunido esta semana en una jornada informativa con un centenar de agricultores, técnicos y empresas de la Campiña Sur para presentarles posibles alternativas al cultivo de cereal para resolver la baja rentabilidad de las explotaciones debido, entre otros motivos, a la caída de los precios en los últimos años.

Así, los investigadores han propuesto realizar un cambio en el modelo productivo de la zona y pasar del monocultivo del cereal tradicional (trigo, avena, cebada...) a la diversificación de los cultivos, que aporte valor añadido.

En esta jornada, celebrada en Llerena, se han presentado trabajos realizados por Cicytex sobre nuevas variedades de cereales con mejor rendimiento; cultivos nutricionales (quinoa, espelta y tritordeum); ensayos con leguminosas; cultivos leñosos como la higuera y el olivar; y cultivos oleaginosos como la colza y el cártamo. Son alternativas que pueden servir para iniciar un cambio en la agricultura de la Campiña Sur.

Los investigadores de Cicytex propusieron, entre otras medidas, la introducción de mejoras en los cultivos tradicionales para incrementar su rendimiento, utilizando las nuevas variedades (más productivas cada año) ensayadas por la red GENVCE (Grupo para la Evaluación de Nuevas Variedades de Cultivos Extensivos en España), en la que está integrado Cicytex.

El investigador Antonio García, del Departamento de Cultivos Extensivos, ha explicado que los informes anuales de GENVCE se basan en ensayos realizados en todas las Comunidades Autónomas. Los ensayos en el centro extremeño están ubicados en fincas colaboradoras de Llerena y Olivenza, en los que se prueban nuevas variedades de trigo duro y blando, cebada, avena y triticale.

Otra opción es la producción de heno o silo para alimentación animal, con variedades forrajeras. Según los datos aportados, con variedades de triticale se pueden obtener entre 8 y 10 toneladas de heno por hectárea o entre 20 y 25 toneladas por hectárea de silo, según informa la Junta en una nota de prensa.

Esta mejora en los cultivos tradicionales debe ir acompañada de una "diversificación de cultivos", que se adapten a las condiciones de clima y suelo de la Campiña Sur.

El investigador Javier Matías ha dado a conocer los ensayos que están realizando en la Finca La Orden, Llerena y Llanos de Olivenza sobre quinoa, espelta y tritordeum ante la "demanda creciente" de alimentos con alto valor nutricional, que suelen ir asociados a sistemas de producción de calidad.

Matías ha manifestado que "sería conveniente que el agricultor se involucre en la fase de comercialización", bien de forma individual o asociados, pues es donde se obtienen el mayor margen comercial, existiendo actualmente un "nicho de mercado" en este tipo de alimentos.

En cuanto al cultivo de leguminosas (garbanzos, altramuz, entre otros) también presente en la Campiña Sur, el investigador Juan Gragera, del Departamento de Producción Forestal y Pastos, realizó una ponencia sobre la efectividad de distintos tratamientos con herbicidas en leguminosas.

Así, ha adelantado que, recientemente, se ha aprobado un proyecto sobre nuevas estrategias alimentarias y de manejo para la sostenibilidad de las explotaciones del cerdo ibérico, en el que se pretende la incorporación de leguminosas, como el atramuz, en la dieta del animal en el periodo de pre-montanera en sustitución de la soja, producto de importación.

CULTIVOS LEÑOSOS EN LA CAMPIÑA SUR

Por otra parte, Investigadores del Departamento de Hortofruticultura de Cicytex han presentado sus estudios sobre cultivos leñosos. En el caso de la higuera, la investigadora Margarita López ha señalado que este cultivo puede ser una alternativa en la zona pues tiene "pocas necesidades hídricas y se adapta bien a diferentes climas y suelos". En este caso, también existe una "demanda creciente" en el mercado con "precios competitivos".

Así, ha planteado la posibilidad de alcanzar algún acuerdo con ayuntamientos o cooperativas para realizar un ensayo de variedades de higuera de Cicytex en la Campiña Sur y conocer cuáles pueden ser las más interesantes en cuanto a producción y calidad, según las características de la zona.

En cuanto al olivar, se mostraron cuáles son las tendencias en la nueva olivicultura, en la que se han introducido nuevos sistemas de producción con relación al cultivo tradicional, como el olivar en seto yeintensivo. El objetivo es conseguir una mayor producción, reducir costes y obtener productos de calidad, que hagan el cultivo más sostenible y rentable. El investigador Juan Manuel Pérez expuso las diferentes alternativas existentes en estos nuevos sistemas tanto en regadío como en secano, mostrando diferentes resultados de los trabajos que se han realizado en Cicytex.

CULTIVOS OLEAGINOSOS

Por otro lado, los investigadores han insistido insistieron en la importancia de la rotación de cultivos, no sólo porque implica "un crecimiento en la producción de cereal sino porque contribuye a romper el ciclo de plagas y enfermedades" que afectan al cereal en la Campiña Sur, y "mejora el control de las malas hierbas".

Una alternativa en la rotación, son los cultivos oleaginosos como la colza y el cártamo. Según indicó el investigador Juan Cabanillas, del Departamento de Biocombustibles de Cicytex, la colza puede aportar una "ventaja agronómica y económica".

Cicytex ha efectuado ensayos de colza en fincas colaboradoras de Maguilla y Campillo de Llerena, en los que las variedades de primavera han dado mejores resultados que las variedades de invierno.

PLAGAS Y ENFERMEDADES EN LA CAMPIÑA SUR

El segundo bloque de la jornada estuvo dedicado a las plagas y enfermedades del cereal en la Campiña Sur; los seguros agrarios y otras ayudas de la Junta de Extremadura. Intervinieron Juan de Dios del Pozo, del Servicio de Sanidad Vegetal, y José María Guerrero del Servicio de Producción Agraria de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio.

Ante la problemática de enfermedades y plagas, los técnicos de la Consejería optan por las medidas de prevención y control para disminuir los efectos. Además de los tratamientos químicos en los casos que se consideren necesarios, Juan de Dios del Pozo defendió la efectividad de las prácticas culturales: retrasar la fecha de siembra en el caso del mosquito del trigo, rotación de cultivos, y el uso de variedades resistentes en el caso de las enfermedades. Además de no utilizar semillas de parcelas infectadas para la siembra del siguiente año.

Ante la petición de la quema de rastrojos planteada por organizaciones agrarias, los técnicos de la Consejería indicaron que es una práctica prohibida por la Unión Europea y no es efectiva al 100%, por lo que es necesario buscar alternativas distintas.

A este respecto, el investigador José del Moral, Jefe del Departamento de Fitopatología de Cicytex, ha recordado que la Campiña Sur fue una de las zonas "más prósperas" de la región en la que la rotación de cereal, leguminosa y barbecho fue "una solución acertada en su momento", no sólo para las producciones sino para el control de enfermedades y plagas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies