La delegación del Parlamento gallego detecta una "sistemática violación de los derechos humanos" en el Sáhara Occidental

Intergrupo
EUROPA PRESS/REMITIDO
Publicado 15/04/2014 15:00:53CET

Alertan de podría no cumplirse el alto al fuego establecido y reclaman que la ONU renueve su apoyo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Intergrupo Parlamentario 'Paz co Sáhara' de la Cámara gallega ha constatado, en su misión de observación en el Sáhara Occidental, una "sistemática violación de los derechos humanos" hacia los saharauis orientada a "hacer callar a los movimientos de resistencia" hacia Marruecos.

Así lo evidencian en las conclusiones de su misión de observación, realizada entre el 27 de febrero y el 3 de marzo en esta zona y que remitirán ahora a la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, para que lo haga llegar a las "entidades con capacidad de tomar decisiones" relacionadas con este conflicto.

En el documento, el grupo formado por Gonzalo Trenor (PP), Carmen Gallego (PSOE), Xavier Ron (AGE) y Montse Prado (BNG) denuncia que durante la visita la delegación gallega fue "sometida a un constante seguimiento y vigilancia" de sus movimientos, "incluidas la grabación de imágenes y la realización de fotografías", algo que califican de "asfixiante".

En particular, el grupo ha puesto en acento sobre las "sistemáticas violaciones de los derechos humanos" constatadas de forma "clara" por la delegación, a través tanto de entrevistas como de pruebas documentales.

Así, existe una violación del derecho a la libertad de expresión y manifestación, dado que el gobierno de Marruecos, denuncian, "ejerce la represión contra las manifestaciones pacíficas" y "el clima de intimidación es permanente".

Los jóvenes que se atreven a realizar denuncias sobre esta represión, recoge el informe, "son sometidos a tortura y retenidos en cárceles" lo que ha provocado el "exilio" de muchos de ellos.

RECHAZO A LA SIMBOLOGÍA

Paralelamente, indica el intergrupo, las autoridades marroquíes impiden "cualquier uso de la simbología identitaria y cultural del pueblo saharaui". "Un simple carné con la bandera saharaui es imposible de ofrecer a los socios de las organizaciones", indican los parlamentarios gallegos.

En la misma línea, está prohibido enseñar en las escuelas la lengua saharaui, que debe transmitirse por vía familiar y se está dando "un proceso de colonización cultural", en el que "aspectos que son propios del pueblo saharaui son apropiados y divulgados como propios de Marruecos".

En el capítulo de violaciones de los derechos humanos, el grupo ha detectado también una violación en la igualdad de acceso a servicios como la salud, dado que existen "problemas severos para acceder a medicamentos" y a las personas con diversidad funcional les resulta "imposible" acceder a elementos necesarios para ellos, como muletas, sillas de ruedas o materiales de enseñanza adaptados.

Asimismo, "no se verifica el derecho de tutela judicial efectiva desde los primeros momentos de una detención" y "muchos saharauis son juzgados por tribunales militares sin ningún tipo de garantías".

Las organizaciones de derechos humanos contabilizan unas 530 personas desaparecidas entre 1975 y 2014 y los activistas presos son "dispersados a cientos de kilómetros" de sus familias.

Finalmente, el intergrupo ha alertado de la posibilidad de que se esté produciendo una violación del alto al fuego establecido en la zona, dado que diversos testimonios mencionan a personas muertas por herida de bala y denuncian la desaparición de cadáveres que podrían dar cuenta de esta situación.

ESTADO MILITARIZADO

Las conclusiones arrojan que El Aaiún es "una ciudad militarizada" y sometida a "constante vigilancia" por parte del gobierno marroquí. Al mismo tiempo, el asociacionismo saharaui "vive en la marginalidad" y las autoridades de Marruecos llevan a cabo "tácticas de intimidación, persecución e incluso detenciones y confinamientos carcelarios para que abandonen" esta actividad.

Sin embargo, los parlamentarios gallegos consideran precisamente el activismo una herramienta clave para "derrumbar el muro de silencio que ha construido Marruecos" y para realizar la educación necesaria para que los jóvenes saharauis "no caigan en la desesperación y decidan cometer actos de violencia".

Paralelamente, denuncian el "expolio" de los recursos naturales del Sáhara Occidental, que revierten en Marruecos mientras la población saharaui "no se ve beneficiada" por cuestiones como la explotación de su caladero pesquero.

CONCLUSIONES

Como resultado a esta observación, el intergrupo ha señalado que la declaración institucional acordada en junio de 2013 sobre la cuestión "tiene plena vigencia" y reclama que el próximo 30 de abril el Consejo de Seguridad de la ONU acuerde "ampliar el mandato" de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (Minurso) con el objetivo de "garantizar los derechos humanos" en esta región.

A mayores, recogen, como peticiones de los activistas, el derecho a autodeterminación del pueblo saharaui a través del referéndum, la defensa contra el "expolio de la tierra y los recursos naturales", la garantía de derechos, la liberación de los presos políticos y la apertura de la zona a los periodistas internacionales para que puedan dar cuenta de su realidad.