La ONU denuncia que hay miles de niños soldado y recuerda que "su lugar es el colegio, no el campo de batalla"

Contador
Niños soldado en Sudán del Sur
REUTERS STAFF / REUTERS
Publicado 12/02/2018 18:39:39CET

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha recordado este lunes, en el día internacional contra el uso de niños-soldado, que el lugar de los más pequeños debe ser el colegio, "no el campo de batalla", ya que todavía hay miles de menores luchando para grupos armados e incluso fuerzas gubernamentales, a pesar de que reclutar a menores de 15 años de edad es un crimen de guerra.

La relatora especial de Naciones Unidas para niños y conflictos armados, Virginia Gamba, ha denunciado que "los niños siguen siendo reclutados, secuestrados y obligados a luchar o trabajar para los grupos armados". Según el informe de la ONU de 2017, hay 56 actores armados y siete fuerzas regulares en 14 países que enrolan a menores en sus filas.

El Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF) ha llamado la atención sobre el caso de República Democrática del Congo (RDC), donde los niños "cada vez más" son víctimas de reclutamiento forzoso. Aunque no existen datos oficiales, UNICEF y sus socios estiman que solo en la región de Kasai hay entre 5.000 y 10.000 niños-soldado.

"Los niños que han conseguido salir de las milicias y que han quedado a nuestro cargo nos han contado los horrores de la violencia de la guerra", ha dicho Tajudeen Oyewale, representante de UNICEF en RDC. "Han sido testigos de asesinatos o han sido obligados a matar ellos mismos. Su infancia les ha sido robada", ha lamentado.

Child Soldiers International ha puesto el acento en las niñas reclutadas por grupos armados. En RDC, ha indicado, la ONG entrevistó a 150 niñas y la mayoría habían sufrido "horribles abusos sexuales". A su regreso a casa, muchas de ellas fueron señaladas como prostitutas por sus propias familias.

"En RDC el uso de las niñas en los grupos armados es algo conocido, pero en otros países sigue siendo algo oculto", ha recalcado. Así, ha mencionado los casos de Boko Haram en Nigeria, que solo el año pasado usó a decenas de niñas como bombas humanas, y de República Centroafricana, donde el 40 por ciento de los niños-soldado son niñas.

Gamba ha advertido de que "estos niños experimentan unos niveles de violencia tan horribles que probablemente tendrán consecuencias dramáticas, tanto físicas como psicológicas, en los adultos en los que se convertirán". "Es nuestra obligación mostrar a estos niños que hay esperanza (...), que pueden vivir en paz y vivir sus sueños", ha sostenido.

Naciones Unidas ha llevado a cabo un proceso exitoso que en 2017 permitió que más de 5.000 niños-soldado fueran liberados. Sin embargo, se enfrentan ahora a su reinserción civil, un camino complejo que debe incluir, según Gamba, atención psicosocial. "Es un paso decisivo para su bienestar que también contribuye a poner fin a los ciclos de violencia", ha valorado.

UN CRIMEN DE GUERRA

La fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, ha recordado que, a pesar de que el reclutamiento de niños-soldado es una práctica muy extendida en todo el mundo, se trata de un crimen de guerra que la corte de La Haya tiene la capacidad y determinación de perseguir.

"Una infancia libre de violencia no es un privilegio, es un estado natural, un derecho que debe protegerse. Empatizar con los niños en tiempos de guerra no es suficiente. Debemos actuar" y "acabar con el ciclo de impunidad de los crímenes contra los niños durante los conflictos armados", ha defendido.

Bensouda ha recordado que, si bien los Estados son los primeros responsables, el TPI ha hecho su trabajo en este tema y en este sentido ha recordado la condena contra Thomas Lubanga por el uso de niños-soldado en RDC. "Confío en que estos esfuerzos envíen un claro mensaje: los crímenes contra los niños (..) son inaceptables", ha enfatizado.

La jurista gambiana ha indicado que se trata de "una ofensa contra toda la Humanidad, de una afrenta contra los principios básicos de la decencia humana". "Nuestros niños son nuestro futuro. Si les dejamos caer, dejaremos caer a toda la Humanidad", ha alertado.