Pence apoya al Gobierno afgano para que lleve a cabo un relevo "pacífico" del gobernador de Balj

Mike Pence
REUTERS / JOSHUA ROBERTS
Publicado 17/01/2018 15:18:33CET

KABUL, 17 Ene. (Reuters/EP) -

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha mostrado este miércoles su apoyo al presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, para que lleve a cabo un relevo "pacífico" del gobernador de la región de Balj, Atta Mohamad Noor, que lleva desde diciembre de 2017 negándose a aceptar su cese.

La disputa entre el mandatario afgano y el gobernador de Balj ha puesto en riesgo la estabilidad del frágil Gobierno de unidad que lidera Ghani y ha hecho temer la posibilidad de que el Ejecutivo intente imponer el relevo por la fuerza.

Pence ha hablado por teléfono con Ghani para abordar las nueva estrategia estadounidense en la región y, tras la conversación, ha subrayado desde su cuenta de Twitter su respaldo al Ejecutivo de Kabul para que logre un relevo "pacífico" en el Gobierno regional de Balj.

Noor es uno de los gobernadores regionales más poderoso del país y mantiene desde hace tiempo diferencias con Ghani, un ex alto cargo del Banco Mundial que fue nombrado presidente tras las disputadas elecciones presidenciales de 2014.

La confrontación entre Ghani y Atta, que llega en medio de las maniobras de líderes políticos previas a la celebración de las próximas presidenciales, se ha visto influida por las rivalidades entre grupos étnicos afganos.

Noor es el líder de Jamiat-i Islami, un partido apoyado por los tayikos del norte de Afganistán, que cada vez sienten más resentimiento por Ghani, un pastún al que acusan de estar favoreciendo únicamente a su grupo étnico, mayoritario en el país.

Las negociaciones entre la Presidencia de Afganistán y altos cargos de Jamiat lleva desarrollándose desde hace semanas pero hasta el momento no se han traducido en un acuerdo que ponga fin a la crisis política.

Además de perjudicar al Ejecutivo, la incertidumbre amenaza con socavar la estrategia de Estados Unidos de aumentar la presión contra los talibán mediante ataques aéreos y un mayor apoyo a las fuerzas de seguridad afganas en su campaña contra el grupo integrista para obligarlos a sentarse en la mesa de las negociaciones de paz.

El lunes, el comandante de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, el general John Nicholson, ha asegurado que Estados Unidos y la comunidad internacional quieren lograr una solución pacífica para la guerra en el país centroasiático.

"Respetamos y apoyamos a todos los afganos y confiamos, desde luego, en que se logren soluciones políticas internas para que podamos avanzar", ha afirmado el general estadounidense, en declaraciones a la prensa en los márgenes de un acto castrense en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán.

"Si se soluciona, sería una gran victoria porque demostraría a todos los afganos que las diferencias pueden ser resueltas de forma no violenta mediante un proceso político", ha asegurado el comandante de las fuerzas aliadas y de Estados Unidos.