Trasladada a Argelia la periodista argelina herida en Mosul por un francotirador de Estado Islámico

 

Trasladada a Argelia la periodista argelina herida en Mosul por un francotirador de Estado Islámico

Publicado 03/03/2017 4:36:34CET

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La periodista argelina herida a mediados de febrero en la localidad iraquí de Mosul por el disparo de un francotirador del grupo yihadista Estado Islámico ha sido trasladada este jueves a su país.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Argelia, Abdelaziz Benali Cherif, ha confirmado que la periodista, Samira Muaki, ha subido a un avión acompañada de su familia y un equipo de la Embajada para volar a Argel.

"Mostramos nuestra satisfacción ante la evolución positiva de la salud de la periodista (...), y esta mejora fue confirmada por un examen minucioso llevado a cabo el miércoles por miembros del equipo médico, que la han autorizado a viajar", ha dicho.

Asimismo, ha expresado su gratitud a Irak "por la atención fraternal" que han dado a Muaki tras resultar herida en Mosul, según ha informado la agencia estatal argelina de noticias, APS.

El director del grupo Echoruk, Ali Fodil, detalló tras el ataque que la periodista recibió un disparo en la cabeza, tras lo que fue trasladada a la capital de Irak, Bagdad, donde fue hospitalizada.

Fodil aseguró que el medio de comunicación había pedido a Muaki que volviera al país, señalando que "es una periodista que ama la aventura". "Quería quedarse hasta la liberación de Mosul", remachó.

Estado Islámico controla Mosul desde verano de 2014 y la ha convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad.

A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ordenó el 19 de febrero el reinicio de la ofensiva contra los yihadistas en el oeste de la ciudad, pidiendo a sus tropas que "respeten los Derechos Humanos".

Los milicianos yihadistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750.000 civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero tras más de tres meses de combates.

Unos 400.000 civiles podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los combates en el oeste de Mosul, muy afectado ya por la escasez de alimentos y combustibles, según advirtió el sábado la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande.

En el oeste de Mosul se encuentra el casco histórico con zocos centenarios, edificios oficiales y la mezquita desde la que el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó el califato en 2014.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies