Las mujeres que ocupan el edificio 'Las Leonas' de Malasaña se muestran "dispuestas a negociar"

Actualizado 27/04/2014 17:59:35 CET

Las mujeres que ocupan el edificio 'Las Leonas' de Malasaña se muestran "dispuestas a negociar"

Siete mujeres y ocho niños

Actualizado 27/04/2014 17:59:35 CET
223840.1.500.286.20140427175444
Vídeo de la noticia

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las ocho familias que se encuentran ocupando el edificio del número 28 de la calle Monteleón, en el barrio madrileño de Malasaña, se han mostrado "dispuestas a negociar" para poder residir en una vivienda "con un alquiler social bajo".

   Así se ha pronunciado Duña, la portavoz de 'Las Leonas', nombre con el que se han autobautizado este grupo de 8 mujeres con hijos y en algunos casos embarazadas de un segundo. Además, la portavoz ha justificado esta petición pues cobran "muy poco" o "nada" y no pueden pagar "300 euros de alquiler porque no los tenemos", ha declarado.

   Igualmente, Duña ha recordado el día que decidieron entran a vivir en este edificio abandonado por la constructora desde 2010, según la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Ha reconocido que fue un día "confuso", con todas ellas "muy nerviosas" y "una emoción brutal".

   Este paso, según la portavoz de 'Las Leonas', lo han tenido que dar pues muchas de ellas han pedido "solicitudes al IVIMA de familia precaria y no han recibido respuesta aún", así que han decidido aprovechar las viviendas reformadas para, "de momento", tener un techo, ha finalizado.

   Una de las madres que se encuentran ocupando el edificio, María, ha descrito su situación como "horrible", con una niña de seis años "que tiene colegio, uniforme, libros y comedor, y un bebe qué viene". Ella se encuentra ocupando el edificio también junto a su madre, quien le ayuda a pesar de sus 300 euros de pensión.

   María ha afirmado que lleva "desde 2008 echando instancias en el IVIMA" pero que lo único que le responden es que no es extranjera y que no llega a los requisitos mínimos porque no tiene trabajo. A pesar de las circunstancias, Maria ha agradecido el apoyo del barrio y de los vecinos, quienes están "muy contentos" con lo que han hecho.

   El edificio, que no cuenta con electricidad ni agua, tiene 11 viviendas, que están siendo limpiadas por las nuevas inquilinas para pasar a ocuparlas de forma gradual según vayan quedando adecentadas.