Todo lo que se sabe de la muerte de Gabriel Cruz y la implicación de Ana Julia Quezada

Concentración tras la muerte de Gabriel Cruz
EUROPA PRESS
Actualizado 16/03/2018 14:38:42 CET

MADRID, 12 MAR. (EDIZIONES) -

Reacciones a la aparición del cadáver de Gabriel Cruz

La Guardia Civil ha hallado este domingo el cadáver de Gabriel Cruz, el niño de 8 años buscado desde el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar (Almería), y ha detenido a la actual pareja del padre del menor, Ana Julia Quezada, cuando transportaba el cuerpo en el maletero de su coche. Posteriormente, Quezada confesó a la Guardia Civil que mató al niño y el juez instructor decretó para ella prisión provisional comunicada y sin fianza.

Ésta es toda la información que se conoce por el momento:

ANA JULIA CAVÓ UN HOYO "PREVIAMENTE" A LA MUERTE DE GABRIEL Y DESHACERSE DEL CUERPO EN UN INVERNADERO

El juez de Almería Rafael Soriano asegura en su auto de prisión de Ana Julia Quezada que cavó un hoyo "previamente" a la muerte del menor y luego quiso deshacerse del cadáver en un invernadero.

Ana Julia, que está en prisión por asesinato, detención ilegal y un delito contra la integridad moral, trazó un "macabro plan criminal" y luego se intentó dotar de una coartada --que hubo una discusión previa con el menor--, que tanto la Guardia Civil como el propio juez instructor desmontan en base a las pruebas recabadas. Entre estas pruebas figuran "expresiones vejatorias" vertidas por la asesina confesa contra el menor.

"Resulta presuntamente incuestionable la participación de la detenida Ana Julia Quezada en la muerte del menor y se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen", recoge la motivación del auto de ingreso en prisión, que señala que este extremo es lo que ha motivado que el Ministerio Público califique los hechos como asesinato con alevosía.

EL JUEZ SEÑALA QUE ANA JULIA QUEZADA TRAZÓ UN "MACABRO PLAN CRIMINAL"

El juez instructor considera que Ana Julia actuó guiada por "una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar" la comisión de su "macabro plan criminal".

El magistrado Rafael Soriano destaca, asimismo, la existencia de "abrumadoras pruebas contra ella" y se refiere no solo "a que ella misma ha reconocido el luctuoso suceso" sino también a las intervenciones acordadas judicialmente y a las pruebas recopiladas por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

"Resulta presuntamente incuestionable la participación de la detenida Ana Julia Quezada en la muerte del menor y se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen", recoge la motivación del auto de ingreso en prisión que señala que este extremo es lo que ha motivado que el Ministerio Público califique los hechos como asesinato con alevosía

PRISIÓN INCONDICIONAL PARA ANA JULIA QUEZADA

El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano, ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para Ana Julia Quezada.

Fuentes del TSJA han concretado que a la detenida, que declaró por primera vez este miércoles durante cerca de hora y media antes de que el magistrado prorrogara su detención por otras 24 horas para la práctica de una diligencia de prueba de carácter secreto, se le imputa la presunta comisión de delitos de asesinato, de detención ilegal y contra la integridad moral, los dos primeros conforme ha solicitado la Fiscalía de Almería.

La detenida se ratificó durante su primera comparecencia ante el juez en la declaración ofrecida ante la Guardia Civil, en la que señaló que hubo una discusión y un forcejeo por un hacha previamente a que asfixiara al menor para acabar con su vida y ocultar su cadáver en la finca de Rodalquilar a la que trasladó al pequeño. Esta versión que ha sido parcialmente desmontada por los investigadores en su relato oficial de los hechos, en el que han calificado de "manipuladora" a la detenida.

LA GUARDIA CIVIL RECHAZA LA COARTADA DE ANA JULIA

Los investigadores de la Guardia Civil han rechazado en base a las pruebas recabadas el relato de los hechos de la presunta asesina, Ana Julia Quezada, quien sostiene que mató al pequeño tras una discusión previa. "Los padres educaron en todo momento al niño en el amor y el respeto, en ningún momento Gabriel pudo hacer esos insultos", han defendido al tiempo que apuntaban a una "detención ilegal y asesinato".

El teniente coronel de la Guardia Civil José Hernández Mosquera y el comandante de la Unidad Central Operativa (UCO) Jesús Reina han explicado en una rueda de prensa desde Almería que Ana Julia Quezada, por entonces pareja del padre, asfixió al niño de ocho años en la finca familiar de Rodalquilar el mismo día de su desaparición, y luego ocultó el cuerpo en un "agujero" sobre el que arrojó tierra, piedras de jardinería y unos tablones.

De acuerdo al perfil elaborado por la Unidad de Análisis de la Conducta, Ana Julia Quezada es "una persona con frialdad máxima, con falta de preocupación sobre otras personas, posesiva, egocéntrica y que, en ciertas circunstancias que le son negativas, puede provocarle una ansiedad muy grande". "Es bastante manipuladora", han apostillado.

"Estamos convencidos de que tenemos la carga de prueba para demostrar los hechos", han defendido los investigadores, que acusan a Ana Julia Quezada de "detención ilegal y asesinato". La mujer de 43 años de origen dominicano fue detenida en Puebla de Vícar, el municipio donde vivía con el padre del niño, cuando transportaba en el maletero de su coche el cadáver, "sin saber a dónde iba" y qué haría para deshacerse del cuerpo.

Previamente había recuperado el cadáver de Gabriel de la zanja que improvisó en una finca, la de Rodalquilar, que no fue inspeccionada a fondo por la Guardia Civil porque en los doce días de búsqueda los familiares, incluida Ana Julia, habían estado en reiteradas ocasiones allí sin encontrar nadie nada sospechoso.

Además, la investigación, centrada en el entorno familiar, estuvo "condicionada" por el hecho de que tenían la esperanza de que el niño estuviera vivo y descartaban que, si era así, permaneciera oculto en este cortijo familiar.

El hecho de que Ana Julia dijera que había encontrado la camiseta de Gabriel alentó esta hipótesis aunque, en paralelo, reforzó la sospechosa de su implicación en la desaparición. Entonces ya conocían su pasado en Burgos, por ejemplo, donde falleció su hija en extrañas circunstancias.

ANA JULIA QUEZADA CONFIESA QUE MATÓ A GABRIEL

Ana Julia Quezada se ha derrumbado en el interrogatorio que se ha llevado a cabo este martes ante especialistas de la Guardia Civil y ha confesado que mató al niño de ocho años, han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación.

Según su abogada, Beatriz Gámez, el interrogatorio duró cerca de dos horas y respondió "a todas las preguntas", sin poder más detalles al estar declarado el secreto de sumario.

La letrada ha asegurado a preguntas de la prensa tras abandonar la Comandancia de la Guardia Civil que la única sospechosa por la muerte de Gabriel se ha prestado a "colaborar" con los agentes, al tiempo que ha asegurado que este martes ha sido la "primera vez" que los especialistas le han pedido que hablara sobre lo ocurrido.

GABRIEL MURIÓ ESTRANGULADO EL PRIMER DÍA DE SU DESAPARICIÓN

La autopsia practicada por el Instituto de Medicina Legal de Almería a Gabriel Cruz ha revelado de forma preliminar que el niño de ocho años falleció por estrangulamiento el primer día de su desaparición, el 27 de febrero, según informan a Europa Press fuentes de la investigación.

Tras la realización de las pruebas, las autoridades han dispuesto, de acuerdo con los padres del pequeño, que la capilla ardiente se instale en la Diputación de Almería y el funeral está previsto para este martes a las 10.30 horas.

EL JUEZ PROHÍBE LA INCINERACIÓN DEL CUERPO DE GABRIEL 

El Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, que dirige el juez Rafael Soriano, ha prohibido la incineración del cuerpo de Gabriel Cruz, han confirmado a Europa Press fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. El magistrado sólo ha autorizado el entierro del menor ante la posibilidad de que puedan practicarse nuevas pruebas o se solicite una segunda autopsia.

REGISTRO EN LA FINCA DE RODALQUILAR, DONDE PUDO ESTAR OCULTO 

La Guardia Civil trasladó a primera hora de la tarde de este lunes a Ana Julia Quezada hasta una finca en la pedanía de Rodalquilar, situada a unos cinco kilómetros al sur de Las Hortichuelas, en el sentido opuesto hacia donde se centraron las batidas de búsqueda de Gabriel.

Fuentes de la investigación han indicado a Europa Press que la arrestada ha sido conducida en un furgón del Instituto Armado y ha llegado a las 15.30 horas al mismo tiempo que la comitiva judicial encabezada por el juez instructor de la causa, el magistrado Rafael Soriano, quien ha decretado el secreto de las actuaciones.

La práctica de esta diligencia se enmarca dentro de las pesquisas que están realizando los agentes de la Policía Judicial para determinar si Gabriel permaneció oculto en el interior de un pozo o aljibe hasta que la única sospechosa por el momento decidió el traslado de su cuerpo sin vida hasta el municipio de Vícar.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha pedido confianza en los especialistas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, cuya cúpula de mando se ha desplazado a Almería, por ser los "mejores" en las labores de recabar pruebas sobre la muerte de Gabriel Cruz al objeto de ponerlas a disposición judicial, a pesar de que la detenida por estos hechos no está colaborando con ellos.

REGISTRO EN EL DOMICILIO DE  ANA JULIA EN VÍCAR

Por otro lado, la Guardia Civil trasladó también en la tarde de este lunes a Ana Julia al edificio de Vícar (Almería) donde se localiza su domicilio y donde fue interceptada por la Guardia Civil el domingo cuando transportaba el cuerpo sin vida del menor en el maletero del vehículo que conducía.

Ana Julia Quezada, ataviada con una sudadera roja de capucha y con el pelo recogido, ha llegado al bloque de viviendas a bordo de un turismo blanco que ha estacionado enfrente del portal y ha sido escoltada, con las manos esposadas por delante, por media docena de agentes de la UCO hasta el acceso al edificio, en el que se ha adentrado con la cabeza gacha, según se recoge en las imágenes grabadas por varios medios de comunicación y recogidas por Europa Press.

A la salida, los agentes han tenido que emplearse a fondo ya que decenas de personas se daban cita en las inmediaciones se han abalanzado sobre la detenida y han protagonizado momentos de tensión en los que, entre gritos e insultos, la han increpado y han obligado a la Guardia Civil a intervenir con contundencia para garantizar la integridad física de Ana Julia hasta su regreso al coche blanco en el que ha estado siendo conducida a lo largo de la jornada.

ASÍ FUE LA DETENCIÓN DE ANA JULIA QUEZADA

Precisamente la detención de Ana Julia Quezada se produjo en el municipio de Vícar (Almería) en el marco de un amplio operativo de la Guardia Civil, cuyos agentes "han llorado" tras encontrar el cuerpo sin vida del pequeño en el maletero del turismo que conducía la principal sospechosa de su muerte.

Testigos presenciales describen que, tras interceptar el vehículo, de color gris, y "cortarle el paso", la Guardia Civil levantó el capó y pronunció "afirmativo", tras lo que procedieron a informar a la mujer de que estaba detenida.

"Los agentes se han abrazado llorando", han relatado los testigos, que precisan que Ana Julia ha sido esposada contra el capó del vehículo, tal y como se recoge en el vídeo grabado por vecinos y en el que se le oye decir: "No he sido yo, he cogido el coche esta mañana".

EL HALLAZGO DE LA CAMISETA, CLAVE PARA LA DETENCIÓN

Hasta su detención, Ana Julia Quezada había participado en las numerosas batidas para buscar a Gabriel, publicó en su perfil de redes sociales varios mensajes de apoyo a la familia e incluso hizo declaraciones a los medios de comunicación que se desplazaron a la zona.

El hallazgo por parte de Ana Julia de una camiseta interior del menor cerca de la depuradora de Las Negras en Níjar (Almería) el pasado 3 de marzo puso sobre ella el foco de la investigación de la Guardia Civil. La prenda apareció cuatro días después de que fuera visto por última vez el menor junto a unos cuatro kilómetros de las Hortichuelas y se trataba de la primera pista concreta sobre el niño.

Los agentes no se explicaban que la prenda encontrada por la pareja del padre hubiera aparecido en una zona que había sido inspeccionada por voluntarios y especialistas anteriormente. Además, la camiseta interior no figuraba entre el listado pormenorizado que dieron los padres y la propia Ana Julia para ayudar en el rastreo y tampoco parecía haber sufrido especialmente el deterioro tras días de lluvias y mal tiempo en la zona.

ANA JULIA NO FACILITÓ A LOS AGENTES SU TELÉFONO MÓVIL

Antes de este hallazgo, ya hubo elementos que despertaron las sospechas policiales con respecto a Ana Julia, como por ejemplo la reiterada incapacidad de la mujer para facilitar a los investigadores su teléfono móvil.

La pareja de Ángel Cruz vistió a Gabriel en la casa de la abuela del menor en la Hortichuela de Níjar (Almería) el 27 de febrero, víspera del Día de la Andalucía. Dentro de las primeras y protocolarias tomas de declaraciones, esta mujer aseguró que no encontraba su teléfono móvil y, poco después, informó de que había aparecido para nuevamente alegar que se había extraviado al ser reclamado por los agentes del Instituto Armado.

Los investigadores de la Guardia Civil guardaron silencio sobre las dudas que rodeaban a este hallazgo al tiempo que recababan datos sobre la posible implicación de Ana Julia en la desaparición. El pasado viernes se le volvió a tomar declaración, aunque los portavoces de la familia insistían a preguntas de la prensa que estaban tranquilos, desvinculando a Ana Julia de la desaparición.

LA POLICÍA INVESTIGA LA MUERTE DE SU PRIMERA HIJA EN BURGOS

La detención de Ana Julia ha llevado a las Fuerzas de Seguridad a investigar la posible vinculación de la mujer con la muerte de su primera hija, Ridelca Josefina, fallecida en Burgos al caer desde una ventana el 10 de marzo de 1996.

Según la información del atestado policial abierto en Burgos, al que ha tenido acceso Europa Press, la muerte de esta niña de cuatro años ocurrió en un domicilio situado en la calle Camino Casa la Vega, 41, en Burgos, donde residía Ana Julia Quezada junto a sus dos hijas y el padre adoptivo de éstas, Santiago Gil.

El cuerpo de la niña fue localizado en el patio interior del edificio por la pareja de Ana, que entró en la habitación de las menores y comprobó que Ridelca Josefina no se encontraba en la cama. La Comisaría Provincial de Burgos de la Policía abrió ese mismo día un atestado por el fallecimiento de la niña, que fue archivado por un juez.

LA HIJA DE UNA EXPAREJA DE ANA AFIRMA QUE VACIÓ LAS CUENTAS DE SU PADRE MIENTRAS ESTABA INGRESADO EN EL HOSPITAL

Jessica, hija de un hombre con el que Ana Julia Quezada mantuvo una relación de pareja en 2012 y que ya ha fallecido, ha afirmado este martes que la detenida por el asesinato del niño Gabriel Cruz "vació las cuentas" de su padre "estando él ingresado" y "se compró un piso en República Dominicana a su costa".

En una entrevista en Antena3 recogida por Europa Press, ha explicado que su padre tenía varios negocios y Ana Julia vivía de él: "La echaron de la carnicería y empezó a vivir a todo trapo. Se quiso casar con mi padre dos días antes de fallecer", ha afirmado.

En la misma línea, ha apuntado que estando su padre enfermo, Ana Julia le tuvo un día entero en casa sin llamar a una ambulancia y cuando encontraron al hombre, había padecido una trombosis. "Ella mientras estaba jugando al 'buscaminas' y lo único que hizo por él fue comprarle botellas y tabaco", ha señalado.

LA MADRE DE GABRIEL SOSPECHABA DE ANA JULIA

Patricia Ramírez, la madre de Gabriel, reconoció este lunes que sospechaba de Ana Julia Quezada: "Tenía la esperanza de poder ablandarla y que se viniera abajo".

"Tenía la esperanza de que en algún momento le soltara y por eso, en cada discurso salíamos apelando a su conciencia e intentando que todo fuera de otra manera", ha señalado en declaraciones a Cope recogidas por Europa Press, donde ha afirmado que temía que éstas fueran las circunstancias de la desaparición de Gabriel.

Ramírez ha apuntado, no obstante, que era algo que la familia "no tenía confirmado" y "no se podía hacer ni decir nada porque era parte de la investigación y podía perjudicar al chiquillo". "No podíamos hacer nada que pudiera hacer que mi hijo no volviera a casa", ha añadido.

Sobre el origen de sus sospechas, ha declinado hacer comentarios y ha apuntado que quizá de este asunto se podrá hablar más adelante, pero "no ahora mismo", cuando la acusada permanece bajo custodia policial en espera de ser puesta a disposición judicial mientras siguen las investigaciones.

LOS PADRES DE GABRIEL PIDEN "INTIMIDAD" PARA DARLE SEPULTURA

Patricia Ramírez y Ángel Cruz han pedido "intimidad" para dar sepultura al pequeño en el cementerio de Fernán Pérez, en Níjar (Almería), y han invitado a que "todo el mundo ponga hoy en su nombre" la canción de Rozalen 'Girasoles', uno de los "últimos temas que bailamos juntos".

"Sabemos que Gabriel está ya en algún lugar con sus peces y que la bruja mala del cuento ya no existe", ha trasladado, rota por el dolor y el cansancio, Patricia, quien ha dicho que se queda "con la cantidad de cosas buenas que ha sacado de todo el mundo" su hijo durante los 12 días en los que permaneció en paradero desconocido y ha suscitado una ola de solidaridad casi inédita.