Actualizado 14/08/2009 19:34 CET

Agricultura y Pesca estudia nuevas fuentes de energía para biomasa a partir de cultivos energéticos

SEVILLA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los primeros ensayos promovidos por la Consejería de Agricultura y Pesca, en el marco del Plan Andaluz de Cultivos Energéticos 2007-2013, estudian las posibilidades de nuevas fuentes de energía para biomasa a través de cultivos energéticos como la planta de origen chino 'Paulownia', que ofrece oportunidades de diversificación e innovación al sector agrario de la región.

Según informó en un comunicado la Consejería, la investigación sobre esta planta, caracterizada por su crecimiento ultrarrápido, "abre para Andalucía nuevos horizontes en materia de cultivos energéticos y emerge como una fuente de biomasa 'lignocelulósica' con amplias posibilidades de prosperar en la Comunidad Autónoma".

El mismo programa, cuyos trabajos se desarrollaron en la campaña 2007-2008 en una decena de fincas públicas de las provincias de Sevilla, Córdoba, Málaga, Granada y Cádiz, estudió además la viabilidad de la implantación en Andalucía de otros cultivos energéticos como la caña común 'Arundo donax', el sorgo papelero 'Sorghum bicolor' y el cardo 'Cynara cardunculus'. Todos ellos, como vía para la producción de biomasa.

Por el momento, la Consejería aseguró que las conclusiones iniciales sitúan a la paulownia como una de las alternativas "con mayores garantías de éxito", lo que ya ha llevado a algunos agricultores andaluces a incorporarla a sus explotaciones "como una emergente línea de negocio". Su adaptabilidad a los suelos de la región y "su excelente poder calorífico" --añadió--, avalan el aprovechamiento de esta especie para la obtención de energía limpia, a lo que hay que sumar sus bajos niveles de cloro, azufre y sodio".

Todo ello, indicó la Consejería, "acredita la contribución de la 'Paulownia' al desarrollo sostenible y su respeto al medio ambiente", pero "no son éstas las únicas ventajas que se desprenden de los ensayos". De este modo, la utilidad de esta planta va más allá, ya que los residuos generados por su proceso de transformación también resultan valiosos para la actividad agraria. De esta manera, la Administración andaluza aclaró que las cenizas resultantes de la combustión de su biomasa "ofrecen la posibilidad de ser utilizadas como abono dado su alto contenido de potasio".

No obstante, al margen de su riqueza como materia prima para la obtención de biomasa, la Consejería destacó que la 'Paulownia' aporta "otras alternativas" de diversificación al mundo agrario, como su empleo para la producción de madera, por lo que su instauración con estos fines, por tanto, "también será objeto de futuros ensayos" por parte de la Consejería de Agricultura y Pesca, tanto en secano como en regadío.

OTRAS ALTERNATIVAS

Por otro lado, la Consejería dijo que la caña común "registra un elevado valor energético, requiere escasas labores agrícolas y su producción se duplica cuando se cultiva como regadío", rasgos que la sitúan como otra alternativa "de interés" para la diversificación del campo andaluz.

Sin embargo, el 'Sorgo Papelero' y el cardo, tal y como adelantan los primeros ensayos, presentan, por su parte, "mayores dificultades" para erigirse en cultivos energéticos rentables, según estimó la Administración andaluza. En este sentido, el primero, pese a su elevada producción de biomasa, registra bajos valores de poder calorífico y elevados niveles de cloro. Con respecto al cardo, la Consejería valoró que sus niveles de cloro "dificultan su uso en calderas y su baja calidad como forraje para la alimentación de ganado vacuno".

El Plan Andaluz de Cultivos Energéticos 2007-2013 nació, como apuntó la Consejería, con el objetivo de estudiar el comportamiento en el campo andaluz de plantas que pueden ser aprovechadas como materia prima para la obtención de biomasa.