Publicado 23/07/2015 18:13CET

Junta y Ayuntamiento retoman el plan de rehabilitación integral de San Cristóbal tras aprobar urbanización

Jiménez y Fernández Pacheco presiden la comisión
EUROPA PRESS/JUNTA

ALMERÍA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado territorial de Fomento y Vivienda de la Junta en Almería, Joaquín Jiménez, ha abogado este jueves por el acuerdo entre Junta y Ayuntamiento para abordar la ejecución del proyecto de urbanización del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del Cerro de San Cristóbal, que ya ha sido aprobada

"Sólo queda que Junta y Ayuntamiento nos pongamos de acuerdo y determinemos quien se va a hacer cargo de la organización porque lo importante es que las actuaciones se desarrollen", ha trasladado Jiménez en declaraciones a los periodistas antes del comienzo de la comisión de seguimiento convocada por la Delegación Territorial con el objetivo de retomar las conversaciones que desde hacía tres años no se mantenían con el Consistorio.

En dicha comisión, como temas objetivo de análisis y a la que ha asistido el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Ramón Fernández-Pacheco, se recogen la Plaza Vieja y Casas Consistoriales, las barriadas de La Chanca y El Puche y el Plan Especial de San Cristóbal.

En opinión de Jiménez, "al igual que ha ocurrido con la Plaza Vieja, donde ambas administraciones hemos diseñado y acordado un programa de actuación, debemos hacerlo para el resto de proyectos y especialmente para San Cristóbal, donde tanto la Junta como el Ayuntamiento hemos realizado una inversión importante, unos cinco millones de euros en expropiaciones que deben tener su continuidad".

El barrio de San Cristóbal incide directamente en la apuesta por la recuperación urbana del centro de la ciudad de Almería. En 2002, Junta y Ayuntamiento de Almería firmaron un convenio en virtud del cual la anterior Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) se encargaba de redactar el proyecto de expropiación, reparcelación y urbanización conforme a los porcentajes de suelo que ostenta el Ayuntamiento, con un 30 por ciento y la consejería, con un 70 por ciento, además de ser responsable de ejecutar la urbanización.

Al inicio de este proceso no quedaba prácticamente ninguna familia residiendo. En la actualidad, solo queda un edificio que hasta el inicio de las obras albergará transitoriamente a diez familias de realojos.

Una vez concluido el proceso de expropiación y aprobado el proyecto de reparcelación y de urbanización, Junta y Ayuntamiento deberán abordar la licitación de las obras de urbanización, asunto que será analizado en el seno de la comisión de seguimiento retomada este jueves.