Tribunales.- Condenado un 'gorrilla' por abalanzarse sobre unos policías que le recriminaron que "molestaba"

Publicado 11/07/2015 10:55:57CET

ALMERÍA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal 2 de Almería ha condenado a un año de prisión a un hombre que ejercía de 'gorrilla' en un estacionamiento público de la capital y que insultó a dos agentes de la Policía Local cuando le requirieron para que "abandonase" el lugar porque "estaba molestando".

La sentencia, consultada por Europa Press, le señala como autor de un delito de atentado a agente de la autoridad pero considera que actuó bajo la influencia del consumo de alcohol, por lo que le aplica la atenuante de embriaguez.

El fallo le absuelve de la falta de lesiones por la que el fiscal también le acusaba ya que, si bien se "mostró agresivo" y "en un momento determinado se lanzó contra" uno de los policías, no consta que ese "acometimiento" le causara "menoscabo físico".

"El propio perjudicado manifestó en el juicio que no recordaba la lesión, ni siquiera hay parte de asistencia sanitaria, y el parte de sanidad del médico forense no e determinante por cuanto manifiesta una posibilidad de que causaran las lesiones ya que es por referencia del acusado", indica.

Los hechos se remontan a las 21,40 horas de 29 de julio de 2011, cuando F.L.G., natural de Villa del Río (Córdoba), se encontraba en el Paseo Marítimo de la capital ejerciendo como aparcacoches. Se personaron entonces dos agentes y le requirieron para que abandonara el lugar ya que "estaba molestando a los que allí se encontraban".

Ante esto, el acusado se mostró "agresivo" y "comenzó a insultar a los agentes" hasta que, en un momento determinado, "se lanzó" contra uno de ellos, "siendo finalmente reducido".

La jueza indica que existió un "empleo de fuerza" y "acometimiento" pero resuelve aplicar la pena en su ámbito inferior dada "su escasa entidad" y la embriaguez. Rechaza, no obstante, que tuviera el uso de sus facultades anuladas como aseguró F.L.G. en juicio, quien argumentó consumo de 'trankimazin'.

En el trámite de informes, el fiscal interesó la pena de 15 meses de cárcel por un delito de atentado a agentes de la autoridad y un mes de multa a razón de seis euros al día por una falta de lesiones, además del pago de 30 euros a uno de los policías locales por las lesiones sufridas.