Publicado 27/10/2014 18:43:12 +01:00CET

Expertos celebran desde el día 4 el 30 aniversario de la Mezquita como Patrimonio Mundial

Cartel del seminario
EUROPA PRESS/PLATAFORMA MEZQUITA-CATEDRAL

CÓRDOBA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El exdirector de la Unesco Federico Mayor Zaragoza, el músico Manolo Sanlúcar, la exministra Carmen Calvo, el cineasta Benito Zambrano, la directora de la Alhambra, María del Mar Villafranca, o el ex Defensor del Pueblo Andaluz José Chamizo, entre otros, participarán en las jornadas que conmemoran el 30 aniversario de la declaración de la Mezquita de Córdoba como Patrimonio Mundial por la Unesco, invitados por la Plataforma Mezquita-Catedral.

Según informa dicho colectivo, el seminario comenzará el próximo 4 de noviembre con una mesa redonda, titulada 'Córdoba, 30 años después', integrada por el exalcalde de Córdoba Herminio Trigo; la directora del Patronato de la Alhambra, María del Mar Villafranca, y el profesor de la Universidad de Sevilla y secretario general del Icomos en España, Víctor Fernández.

Las jornadas constan de cuatro debates --'30 años de proyección internacional', '30 años de concordia', '30 años de memoria'-- a lo largo de cuatro semanas consecutivas conducidos por la periodista Marta Jiménez.

Cada uno de ellos se acercará al monumento andalusí desde perspectivas diferentes y contará con la presencia de especialistas, como el antropólogo Isidoro Moreno, o incluso del sacerdote Enrique de Castro, que abordará junto a José Chamizo la proyección de la Mezquita-Catedral como símbolo de concordia y encuentro de culturas.

Es el 2 de noviembre próximo cuando se cumplen 30 años de la designación en Buenos Aires de la Mezquita de Córdoba con el mayor reconocimiento a escala planetaria de la Unesco. La trascendencia de la declaración internacional ha sido capital para Córdoba y su imagen en el mundo.

Por ello, la Plataforma Mezquita-Catedral ha querido "rendirle un homenaje justo en un momento en que se ha abierto un intenso debate social y cultural sobre su modelo de gestión patrimonial después de que el Cabildo decidiera eliminar su nombre y borrar su historia islámica y andalusí para imponer de forma excluyente su esencia católica".