El escritor Antonio Camacho invita a una aventura en el Califato frente a luchas cristiana

Publicado 19/12/2015 11:27:57CET
El escritor Antonio Camacho
EUROPA PRESS

Conjuga dos realidades con "el gran mito" que hay sobre "la coexistencia" de las religiones en el Califato

CÓRDOBA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El escritor cordobés Antonio Camacho ha publicado su segunda novela, 'El enigma del Talmud' (Editorial Líneas Difusas), en la que invita al lector a una aventura en el Califato con epicentro en la Córdoba del siglo X, que al mismo tiempo empieza a verse amenazado por las batallas cristianas en busca de la reconquista. En todo ello, gran parte del hilo conductor lo marca el protagonista pícaro Hisham.

En una entrevista con Europa Press, el autor ha asegurado que esta obra es "la consolidación de un sueño", después de que "la primera novela ('El príncipe de los pícaros') tuvo bastante éxito", y aunque se dice que "la segunda novela es la más difícil, porque hay que cumplir con las expectativas generadas", confiesa que está "bastante contento por ser una continuación de la primera por el hecho de que a la gente le ha gustado y la ha pedido".

Al respecto, ha valorado los comentarios en redes sociales, donde la gente resalta que "gustó el personaje principal", en este caso Hisham, que "ha creado afinidad con mucha gente", de modo que ello, junto al hecho de "dejar el final abierto sin pretender una segunda parte", le ha ayudado a seguir la historia que ahora presenta.

Así, detalla que en esta novela se produce "un gran cambio sobre la primera", porque "Hisham viaja fuera de las murallas de la Medina a conocer las fronteras del Califato". El protagonista "sigue siendo el mismo intrépido y irresponsable, porque toma riegos innecesarios", si bien "desde el primer libro ya toma conciencia del verdadero poder de convocatoria que tiene su personalidad y lo que es capaz de hacer con la gente, y en este caso ha tomado responsabilidad y sabe cómo gestionar la imagen que ha creado en sí", según relata el escritor.

No obstante, en esta novela conjuga dos realidades distintas "por el gran mito que hay sobre la coexistencia de las religiones en el Califato". Y es que, agrega, "en los estudios se recoge que existía coexistencia, pero era más como una conveniencia del califa", de manera que "en los primeros años del Califato, Abd al-Rahman III lo que intentó fue apaciguar las revueltas que había dentro".

Sin embargo, "unos años después", que es donde se sitúa cronológicamente la novela, "ya más que expandirse, el califa lucha contra la incipiente conquista que empezarán unos siglos después los reinos cristianos y con la figura de Ramiro II, que fue el primer monarca leonés que incitó a la reconquista", ha señalado.

DOS LÍNEAS

Por tanto, el escritor explica que "el libro lleva dos líneas argumentales muy claras", concretamente "lo que pasa en las altas esferas entre el califa y Ramiro, y otra lo que subyace entre Hisam, Samira y los pícaros, que es como si llevaran una segunda trama con mucha comunicación con la primera".

Asimismo, comenta que "Ramiro tiene mucha importancia, porque empieza a explicar los razonamientos en aquella época sobre el por qué de la reconquista". Así, el autor intenta "confrontar las dos religiones", la cristiana y la musulmana, "no culpabilizando a ninguna ni intentando juzgar, simplemente con los hechos como históricamente fueron y ya el lector se encarga de juzgar".

De este modo, ha asegurado que "ni uno hizo todo bueno o malo, sino que seguían unos ideales que hoy en día están tan en boga con la religión musulmana y todos los desvaríos". Si bien, apunta que "hay algunos prejuicios con comentarios de cristianos a musulmanes que en aquella época están muy desinformados, según lo estudiado".

En este punto, destaca que "toda la cultura, el arte y la educación se sentaba en el Califato, porque el califa había conseguido atraer a los grandes pensadores de todo el mundo", y sin embargo, añade, "los pueblos cristianos eran bárbaros que venían de los reinos visigodos y poco a poco se fueron formalizando en reinos".

REALIDAD Y FICCIÓN

En esta novela, como en su primera, Antonio Camacho mezcla realidad y ficción, de manera que "hay personajes reales como Abd al-Rahman III, Ramiro II, Alhaken II y Ordoño III, y luego hay personajes que son representación de otros que han sido históricos, pero no fieles a la realidad", entre ellos algunos "nobles castellanos".

Además, en esta novela respecto a la otra "hay un crecimiento increíble de algunos personajes, que toman mucha responsabilidad", como Alhaken, que "pasa de ser un niño a un heredero que empieza a tomar conciencia"; Hisam, que "pasa de ser un intrépido que saltaba por los tejados a ser muy responsable en su autoridad sobre los pícaros", y Samira, que "de ser una niña mal criada, ocupa el lugar de Hisam cuando él no está para regir la actividad de los pícaros en la ciudad".

Entretanto, confiesa que "siempre" ha tenido "la manía en todos los relatos y novelas dejar el final abierto, pero no por el hecho de continuarla", sino porque asegura que es "un firme defensor de que la historia hay que dejarla abierta para que el propio lector ponga su final y dejar abierto para que los personajes puedan seguir creciendo".

En concreto, sobre la sinopsis de 'El enigma del Talmud', el califa Abd al-Rahman III divide sus esfuerzos entre la construcción de la nueva ciudad palatina de Madinat al-Zahra y la educación de su heredero Alhaken. Es tiempo de que conozca las fronteras del Califato que un día gobernará y, en ese viaje, puede que descubra cosas inesperadas.

Mientras tanto, en el otro extremo de la Península, el orgulloso rey Ramiro II espera el momento correcto para cumplir la misión que le había sido encomendada: recuperar los viejos reinos visigodos para la cristiandad, según expone el hilo argumental, en el que se avisa que "hay algo más oscuro que ellos no conocen", de manera que "una nueva amenaza" se cierne sobre los protagonistas, principalmente los pícaros, a la vez que "luchan por adaptarse a su nuevo papel en la Medina".

EL APOYO A ESCRITORES

Cabe destacar que este libro está editado por Líneas Difusas, que, según resalta el autor, "apoya a escritores cordobeses noveles". Además, para el diseño de la portada ha contado con Francisco de la Haba, que continúa en la misma línea de la primera que también hizo el mismo diseñador.

Igualmente, Camacho estaca las fuentes en las que se inspira para esta segunda novela, para la que se fija en una biografía de Abd al-Rahman III de Maribel Fierro, diferentes estudios del arabista Emilio García Gómez, entre otros, y fuentes arqueológicas de la ciudad, después de que "en los últimos años se han hecho muchas intervenciones y hay estudios de Juan Murillo y Cristina Camacho", según detalla el escritor, quien revela que "los descubrimientos" le han facilitado "imaginar la historia" que recoge esta novela, que se presentará en Sevilla y Málaga.

Antonio Camacho, escritor nacido en 1980 en Córdoba, es licenciado en Arte Dramático en la especialidad de Escenografía por la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD) de Córdoba. Su afición por la lectura viene desde muy pequeño por su infancia rodeada de libros y otras publicaciones en el kiosco de prensa familiar.