21 de febrero de 2020
 

El bosque de la Alhambra se llena de imágenes de animales salvajes

Actualizado 26/09/2014 19:55:08 CET
Exposición animales salvajes en el bosque de la Alhambra
PEPE MARIN

GRANADA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El bosque de la Alhambra se ha llenado desde este viernes de imágenes de inquietantes tigres siberianos, poderosos elefantes africanos, elegantes cebras, chimpancés de mirada tierna, cóndores salvajes, pingüinos, u osos polares, casi en tamaño natural, del fotógrafo Steve Bloom.

Se trata de la exposición 'Salvajes', que hasta final de año permanecerá en el Paseo Central de la Alhambra, y que está patrocinada por la Fundación AXA, realizada por Lunwerg y que cuenta con la colaboración del Patronato de la Alhambra y Generalife.

El naturalista Joaquín Araújo es el comisario de la muestra, que reúne sesenta y cinco de las mejores imágenes de Bloom, uno de los fotógrafos internacionales que mejor ha sabido reflejar el mundo animal en su entorno natural.

Además, los visitantes también tendrán la oportunidad de contemplar al búho real de la Alhambra en las inmediaciones de la Torre de la Vela, en la Alcazaba, gracias a la imagen realizada, especialmente para la ocasión, por el fotógrafo Pepe Marín Zarza.

En opinión de la directora general del Patronato de la Alhambra y Generalife, María del Mar Villafranca, "esta muestra al aire libre permite hacer un viaje sorprendente entre fotografías de gran formato que nos acercan a la biodiversidad del planeta. En el Bosque de la Alhambra encuentran su hábitat perfecto, naturaleza en estado puro".

Así, desde la selva de Borneo a los ríos helados de la Antártida, pasando por la sabana africana, Steve Bloom ha recorrido el mundo llegando hasta los lugares más remotos para capturar estos instantes fugaces en los que las fronteras entre la especie animal y la humana se difuminan.

Para el comisario de 'Salvajes', en la muestra "encontraremos pasión, ternura, emoción y humor en el mundo animal, según la mirada antropomórfica de Steve Bloom que concibe la fotografía como una búsqueda de las emociones que transmite el mundo animal. Más allá de la espectacularidad de las fotografías y de los sentimientos, cada imagen es una invitación a la reflexión y a un compromiso con la preservación de las especies".

De hecho, la exposición, también, es una llamada de atención sobre la importancia de "cuidar el entorno natural de las especies salvajes, y sobre la repercusión inmediata que su alteración puede tener sobre el futuro del planeta y nuestras vidas cotidianas".

La exposición fotográfica está dividida en siete grandes apartados: 'Qué es la vida', 'Volar', 'Océano Palpitante', 'Hospitalario frío', 'Todo es horizonte', 'El bosque de la vida' y 'Salvemos los infinitos rostros de lo viviente'. La muestra se completa con un catálogo que incluye todas las imágenes de la exposición, acompañadas por textos de Joaquín Araújo.