Actualizado 21/04/2015 15:41:50 +00:00 CET

Junta finaliza una intervención arqueológica en Turóbriga en Aroche

El delegado de la Junta en Huelva, José Fiscal, en Turóbriga, Aroche.
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

AROCHE (HUELVA), 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

Tras la finalización de la última investigación arqueológica que la Junta de Andalucía ha realizado en el yacimiento arqueológico de Turóbriga en Aroche (Bien de Interés Cultural, Zona Arqueológica, por Decreto 407/2008 de 8 de Julio), con un presupuesto de más de 73.000 euros, los delegados del Gobierno, y de Educación, Cultura y Deporte en funciones, José Fiscal y Vicente Zarza, respectivamente, han visitado este martes este enclave para conocer in situ el alcance de las excavaciones y la marcha actual de la investigación en laboratorio, previa a la documentación y publicación de los resultados de los estudios científicos.

En este sentido, la visita ha contado con la presencia del alcalde de Aroche, Antonio Muñiz (PSOE), del decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Huelva, Juan Campos, y de la arqueóloga municipal y directora de la excavación, Nieves Medina, ha informado la Junta en una nota.

Esta actuación puntual, continuadora de campañas arqueológicas anteriores, ha sido autorizada y financiada por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y se ha centrado en el estudio de unidades urbanas. Con un presupuesto de más de 73.000 euros, incluye 15.000 euros destinados a la Universidad de Huelva para la realización de los estudios sobre los materiales hallados y la coordinación científica de los trabajos.

Las excavaciones se han desarrollado en la Casa Norte del yacimiento y han respondido a la necesidad de definir la estructuración y los niveles de uso del edificio documentado superficialmente hasta el momento. Al tratarse de una excavación hasta agotar el registro arqueológico se podrá tener una interpretación funcional completa de este inmueble con lo que se enriquecerá el desarrollo de las visitas, el conocimiento, la significación histórica del yacimiento y en última instancia, el disfrute del mismo por parte de la sociedad.

La Casa Norte fue documentada mediante prospecciones geofísicas en 2009, pudiendo observarse el edificio a escasos 30 centímetros de profundidad. Tras una primera intervención de limpieza arqueológica superficial se obtuvo la documentación de la planta completa de este edificio.

El acceso al mismo se realiza a través de un gran vestíbulo que comunica directamente con el atrio, en torno al cual, se articula el resto de la vivienda, donde destaca un posible comedor, parcialmente ya excavado. El resto de estancias parece corresponder con un uso privado y otras de uso doméstico, quedando identificadas dos estancias con acceso directo desde la vía principal, como tabernas. Estas habitaciones de gran tamaño y sin comunicación con la vivienda debieron ofrecerse en alquiler y serían trabajadas por personas ajenas a la domus.

DESDE 1996

Las actuaciones arqueológicas previas al Proyecto General de Investigación en la Ciudad Hispanorromana de Turóbriga, con financiación de la Junta de Andalucía, Ayuntamiento de Aroche y Universidad de Huelva, datan de 1996 y han sido continuadas hasta la fecha. Así, tras cada intervención arqueológica, se ha procedido a la consolidación de los restos, de tal forma que todo el área excavado se encuentra en un estado óptimo de conservación, además de que ello ha posibilitado la visita al yacimiento.

Especial significación tuvieron las actuaciones desarrolladas en 2004 que permitieron la recuperación de estructuras de gran envergadura y su conservación, con una inversión global superior a los 100.00 euros por parte de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte.

El último hito en este proceso se produjo el pasado 31 de marzo con la firma de un convenio de colaboración entre la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y el Ayuntamiento de Aroche que establece los términos de colaboración entre ambas instituciones para la investigación, conservación, mantenimiento y puesta en valor de la zona arqueológica ciudad hispanorromana de Turóbriga Arucci.

En virtud de este acuerdo, la Junta de Andalucía asesorará y colaborará con el Ayuntamiento de Aroche en acciones de mantenimiento y conservación básicos; en la elaboración de un plan de difusión y dinamización del yacimiento; en la realización de un programa de seguimiento y control de las necesidades del mismo y en materia de interpretación patrimonial.

Aunque la extensión total del yacimiento aún es desconocida, se baraja la hipótesis de unas dimensiones en torno a 10-12 hectáreas. Actualmente sólo se ha intervenido, con distinta intensidad, en cuatro áreas: el Foro, las Termas, el área doméstico-artesanal y el Campo de Marte, que definen el circuito de visita.

SÍNTESIS HISTÓRICA

La ciudad hispanorromana de Turóbriga, ubicada en los Llanos de la Belleza del término municipal de Aroche, fue fundada en época de Nerón y supone la culminación de un proceso de ocupación y control generalizado de un sector del territorio conocido como la Baeturia Céltica ubicado al noroeste de la Bética. Este control se basa en una intensa colonización agrícola que comienza a partir del siglo II a.C. y culmina con la fundación de dos ciudades, Arucci, cuya ubicación desconocemos con certeza y Turóbriga, a comienzos del siglo I d.C.

Las razones de esta acción de Roma se justifican por la necesidad de pacificar un territorio que había participado intensamente en las rebeliones lusitanas contra la política de explotación romana, y en la guerra de insumisión sertoriana y desde el que se amenazan continuamente las explotaciones de la Cuenca Minera situada algo más al sur. Se pretendía pues arraigar a estas poblaciones en la Bética y no en la Lusitania consiguiendo así su rápida romanización.

La época de máximo apogeo de la ciudad de Arucci/Turobriga coincide con el siglo II, sobre todo en época de Adriano (117-138), con la construcción de su Foro y tal vez las Termas. Su abandono progresivo se producirá a finales del siglo III e inicios del IV, en el contexto general de la crisis urbana que se produce en todo el Imperio.

El saqueo de la ciudad comienza con su uso como cantera de materiales para la construcción de las numerosas villas rústicas que comienzan a poblar los valles del Chanza o la ampliación de las ya existentes a partir del siglo IV d.C.

La construcción del castillo, de la ermita de San Mamés o las numerosas casas del núcleo urbano de Aroche en el siglo XIII serán los últimos episodios de la reutilización a gran escala de los materiales constructivos de la ciudad. Con todo, el soterramiento de los restos con el paso del tiempo y el hecho de que el lugar nunca ha sido objeto de arado intenso, usándose fundamentalmente para el pasto de ganado, ha propiciado que la ciudad conserve íntegramente su planta que, en algunos casos, sabemos conserva alturas superiores a un metro.